Los Mochis

Manifestantes reciben a AMLO en El Fuerte

Estudiantes, productores primarios y vecinos de comunidades aledañas al pueblo mágico aprovecharon para mostrar su descontento en el evento presidencial

Por  Ramón Verdín

Campesinos de comunidades de El Fuerte solicitaban audiencia con el presidente.(EL DEBATE)

Campesinos de comunidades de El Fuerte solicitaban audiencia con el presidente. | EL DEBATE

Los Mochis, Sinaloa.- Las exigencias que los habitantes de las sindicaturas fortenses realizaron ayer, en el marco del diálogo sostenido en el Hospital Rural de El Fuerte encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, fueron muy variadas: subsidios al campo, agua potable y atención para el poblado de San Antonio (casi en los límites con Sonora), así como más presupuesto para la Universidad Autónoma Intercultural de Sinaloa (UAIS).

Desde temprano, campesinos del alteño municipio interceptaron a los senadores Mario Zamora, Rubén Rocha Moya e Imelda Castro. El reclamo a los legisladores, abundó Jesús Manzanárez, consistía en los bajos precios base del maíz, a lo que Rocha Moya respondió que se insistirá en la publicación del ingreso objetivo, para que sea el punto de partida para el próximo año.

Servicios básicos

Por su parte, vecinas de la comunidad de San Antonio (a 40 kilómetros de El Fuerte, cerca de la presa Josefa Ortiz de Domínguez) arribaron a la cabecera municipal pidiendo mejores condiciones sanitarias y de agua potable. Acusaron que existe un pozo que presumiblemente abastecería de agua al asentamiento; sin embargo, falta la bomba que haga funcionar el mecanismo.

Itinerario. En torno a las 11:30 horas de ayer concluyó la visita a Sinaloa del presidente. De El Fuerte se dirigió a Los Mochis con rumbo a Tijuana, para partir a San Quintín (Baja California). Foto: EL DEBATE

Así, relataron que la gestión ya estaba en manos de la alcaldesa Nubia Ramos Carbajal hace, al menos, dos años:

La presidenta no quiso apoyarnos en nada, el proyecto ya estaba, no nos apoyó en nada, no aterrizó nunca a la comunidad. No quiere, le hemos neceado mucho», narró Esmeralda Valenzuela. 

En esta localidad, continuó la afectada, residen un total de 25 familias, que se ven orilladas a proveerse del vital líquido en represos: «Para consumirla, no sirve, nos enfermamos de diarrea, de infecciones, porque no sirve, ni hirviendo el agua».

Uno de los remedios que intentó el Ayuntamiento de El Fuerte fue la implementación de pipas; no obstante, no son suficientes, ya que únicamente les dejan hasta dos cubetas por familia. El presidente escuchó con atención a todos.

Vecinas de San Antonio se manifiestan a la llegada del presidente. Foto: EL DEBATE

Peticiones 

De igual forma, María del Carmen «Camelia» Ruelas expresó que los caminos a Chinobampo están intransitables. Sumado a la cuestión de la carretera inconclusa, infraestructura que Nubia Ramos anunció un nuevo tramo el 7 de octubre del 2019 (disponible en http://bit.ly/35pWWnX).

Recalcó las carencias de los fortenses: «No terminaron la carretera, son mentiras, faltan dos kilómetros para llegar a Chinobampo, el camino está mal, malísimo. Ni caminos, ni agua, hay mucho dengue y paludismo; los moscos». 

Fortenses exigen mejores caminos a Chinobampo. Foto: EL DEBATE

Finalmente, la presencia de estudiantes y docentes de la UAIM se realizó con pancartas donde pedían respeto al claustro universitario y lo económico: «Es mayores recursos, porque las autoridades interculturales y la propia UAIS-UAIM tiene recursos muy limitados y tiene que irse orientando el presupuesto en una lógica distinta, que tenga más recursos por alumno», sostuvo el profesor Alfredo Quintero.

Alumnos de UAIS en manifestación. Foto: EL DEBATE