Los Mochis

Movimiento Aquí No, toma instalaciones del Palacio Municipal

Los manifestantes rechazan la renovación de los permisos de construcción de la planta de fertilizantes en Topolobampo y exigen ser atendidos por el alcalde Billy Chapman

Por  Lupita Gámez

1/7
Movimiento Aquí No toma instalaciones del Palacio Municipal.(EL DEBATE)

Movimiento Aquí No toma instalaciones del Palacio Municipal. | EL DEBATE

Movimiento Aquí No, toma instalaciones del Palacio Municipal(EL DEBATE)

Movimiento Aquí No, toma instalaciones del Palacio Municipal | EL DEBATE

Movimiento Aquí No, toma instalaciones del Palacio Municipal(EL DEBATE)

Movimiento Aquí No, toma instalaciones del Palacio Municipal | EL DEBATE

Movimiento Aquí No, toma instalaciones del Palacio Municipal(EL DEBATE)

Movimiento Aquí No, toma instalaciones del Palacio Municipal | EL DEBATE

Movimiento Aquí No, toma instalaciones del Palacio Municipal(EL DEBATE)

Movimiento Aquí No, toma instalaciones del Palacio Municipal | EL DEBATE

Movimiento Aquí No, toma instalaciones del Palacio Municipal(EL DEBATE)

Movimiento Aquí No, toma instalaciones del Palacio Municipal | EL DEBATE

Movimiento Aquí No, toma instalaciones del Palacio Municipal(EL DEBATE)

Movimiento Aquí No, toma instalaciones del Palacio Municipal | EL DEBATE

Los Mochis, Sinaloa.- En señal de total rechazo a la decisión del alcalde Manuel Guillermo Chapman Moreno de renovar los permisos de construcción de la planta de fertilizantes que se realiza en el Puerto de Topolobampo, integrantes del movimiento Aquí No, se dieron cita en el Palacio Municipal.

Con fuertes gritos de “Aquí No” exigían que el alcalde saliera del despacho y los recibiera; sin embargo esto no se dio, ante ello, la advertencia fue clara, no dejarán las instalaciones del recinto oficial hasta que los atienda.

¡Ya estás suscrito a las alertas de noticias!

Ahora puedes configurar las notificaciones desde la campana

Los manifestantes fueron claros al señalar que el objetivo es claro, no quieren esta empresa, pues afirman, esto ocasionará graves problemas de salud a los habitantes de las comunidades pertenecientes de la sindicatura.

AYÚDANOS Da click a la estrella de Google News y síguenos

CRÓNICA

El objetivo era claro: defender la bahía donde se pretende construir la planta de amoniaco. Con coraje, los integrantes del colectivo Aquí No se decían traicionados por el alcalde Billy Chapman.
Su primera acción para mostrar su fuerza fue cerrar las puertas de la presidencia municipal y de la secretaría en tanto el alcalde los recibiera. Luego de varios minutos de gritos y exigencias en el Salón de Cabildo, los manifestantes solicitaron la presencia de otros funcionarios. Llegó la síndica procuradora Angelina Valenzuela Benites, quien les comentó que el tema no era de su responsabilidad, pero aun así buscaría cómo apoyarlos.

Luego de varios minutos, al salón llegaron los regidores y con ellos la esperanza de que el gobierno municipal por fin escuchara las demandas, pero ¿cuál fue la sorpresa?: los regidores del PT y Morena, Raymundo Simons y Rosa María Solórzano, respectivamente, daban el respaldo total a la decisión del alcalde, argumentando el beneficio de la planta; no sin antes alardear de la “buena coordinación” de los manifestantes. Fueron los regidores del PAS, Fernando Arce, y Raúl Cota, del PRI, quienes se comprometieron con la lucha al afirmar que en todo momento debe estar el respeto a los derechos de los habitantes de dicha sindicatura.

Después de un par de horas de estar en espera del alcalde, la posibilidad del encuentro se esfumó; sin embargo, de manera repentina todo cambió: de Presidencia informaron que Billy Chapman sí los recibiría, pero, previamente, los manifestantes serían recibidas por Beatriz Adriana Zárate Valenzuela (diputada local), Lucinda Sandoval Soberanes y Nancy Yadira Santiago Marcos, ambas diputadas federales de Morena.

En esta reunión, las legisladoras arremetieron en contra del alcalde, a quien cuestionaron si tenían compromisos diferentes a los del pueblo, pues consideraron en que apenas bajo esa situación se podría dar la espalda a la ciudadanía.

El alcalde salió de su despacho. Escuchó las demandas para luego dar su postura. Era tan largo su mensaje, como esquivando el tema, que los presentes comenzaron a gritar una y otra vez “al grano”. Ahí les advirtió que si no lo escuchaban con respeto tendría que salir del salón. Después aceptó la solicitud de los manifestantes en torno a sostener una reunión con una comitiva en tanto se comprometió a detener el proceso de renovación de la licencia de construcción.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo