Los Mochis

Planta de fertilizantes, detonante industrial que Sinaloa necesita: Moya

El director general de GPO asegura que habrá desarrollo, empleo bien remunerado y se cuidará el medio ambiente

Por  El Debate

Aquí es donde se tiene proyectado construir la planta de fertilizantes en Topolobampo.(cortesía)

Aquí es donde se tiene proyectado construir la planta de fertilizantes en Topolobampo. | cortesía

Los Mochis, Sinaloa.- La producción de amoniaco en México se mantiene estancada, lo que ha provocado un acelerado y continuo incremento en las importaciones de este fertilizante esencial para el agro.

Esto ha provocado altos costos de comercialización de este insumo, tanto por la especulación como por la escasez del producto, que impactan en la economía de los productores nacionales.

El campo mexicano se encuentra en una encrucijada frente a las marcadas desventajas que representa la competencia con Estados Unidos, uno de los principales socios comerciales del país, y donde los apoyos que ofrecen al sector agropecuario les da una sobrada capacidad para competir en calidad y precio de sus productos. 

En los últimos años se ha pretendido construir una planta procesadora de amoniaco en el norte de Sinaloa, en particular en el litoral del puerto de Topolobampo, aledaña a la planta de Pemex en ese lugar, lo cual impulsaría la economía regional como ningún otro proyecto que se haya concretado en la zona.
 

Inversión
Se trata de un megaproyecto con una inversión de 5 mil millones de dólares, esto es, unos 93 mil millones de pesos, a cotización actual. 

De entrada, serían mil 230 millones de dólares, que a precio actual equivale a unos 23 mil millones de pesos, que significa una cifra sin precedente en la historia de la atracción de inversiones al estado, tan sólo para un proyecto. 

Tendrá una capacidad de producción de 2,200 toneladas diarias de amoniaco, para un total de 800 mil toneladas anuales. 

Líderes indígenas apoyan el proyecto de la planta.

Pero más allá del tema económico, Arturo Moya, director general de Gas y Petroquímica de Occidente, filial del internacional grupo ProMan, de origen suizo-alemán, explica que de lo que se trata es detonar el crecimiento y desarrollo económico del estado y de la región, con generación de empleo de alta gama, con sueldos muy por encima de la media estatal para instalaciones de este tipo.

Sueldos competitivos a nivel mundial, sin descuidar uno de los temas que GPO y ProMan cuidan mucho: el medio ambiente. En ese sentido, cumplen con estándares internacionales en seguridad y medio ambiente.

Detalló que la empresa debe cumplir con los mayores estándares de seguridad y cuidado ambiental con certificaciones internacionales, como premisa para acceder a créditos de la banca alemana y de diversos países del mundo, interesada en impulsar este tipo de megaproyectos.

Moya enfatizó que ninguna institución financiera se hubiera interesado en el proyecto de la planta de fertilizantes en Topolobampo si tan sólo existiera un mínimo porcentaje de riesgo en su operación. En su construcción y operación se aplicará tecnología de última generación en todos sus procesos.

De acuerdo a datos oficiales de la empresa Gas y Petroquímica de Occidente, antes de decidir instalar la planta en el puerto de Topolobampo firmas internacionales determinaron que el proyecto satisface los requerimientos ambientales y sociales establecidos por el Banco Mundial para la construcción de este tipo de proyectos: IFC Guidelines, Principios del Ecuador y OCDE Common Approaches. Este complejo petroquímico se construirá en una superficie de 202 hectáreas (en la primera etapa desarrollarán 37).

Socializan el proyecto de la planta de amoniaco.

Sin embargo, empresarios locales apoyan a grupos de choque. Aquí de lo que se trata es que hay intereses muy particulares de empresarios locales, ligados a la venta y especulación con fertilizantes y que ven amenazados sus intereses de seguir lucrando con los precios altos a los que venden amoniaco, ante la inexistencia de producción nacional de este fertilizante.

Estos empresarios están plenamente identificados y cuyos nombres tiene ya en una lista el gobierno federal, son quienes han venido utilizando a grupos de choque, que supuestamente tienen un interés genuino en la protección del medio ambiente.

Sin embargo, estos grupos de presión ni siquiera se han interesado en investigar con imparcialidad las propuestas que Gas y Petroquímica de Occidente tiene para mejorar el entorno ecológico de la zona de influencia de la planta, dijo Ramón Ahumada Llanes.

Asustan con el petate del muerto. Para el gobernador tradicional indígena del campo pesquero Lázaro Cárdenas, quienes se oponen al proyecto del complejo industrial de GPO prefieren seguir asustando con el petate del muerto, con el argumento de que la planta representa un peligro para la población, sin darse oportunidad de conocer a fondo los esquemas de producción y operación del complejo industrial, que representa una oportunidad de empleo y desarrollo para la zona de influencia. 

Exactamente ese es lo que está pasando, que nos están asustando con el petate del muerto. Eso es lo que verdaderamente está sucediendo aquí con nosotros

Argumentos falsos
Explicó que un día les llegó Diana Escobedo (bióloga) “diciendo que, si nosotros aceptamos eso, va a desaparecer Lázaro Cárdenas y en 35 kilómetros a la redonda no iba a haber nada.

A canijo, dijimos, ni que fuera la bomba que explotó allá en Hiroshima. Calculamos que no vaya a pasar nada de eso porque el amoniaco no explota. Entonces no tenemos por qué tener miedo a eso ni oponernos al proyecto de la planta de amoniaco. Esa es mi postura como gobernador tradicional

Larga convivencia con el amoniaco. Recordó que muchos años antes de que llegara incluso Pemex, en marzo de 1982, que recibe este fertilizante y lo comercializa hasta la fecha, se ha manejado el amoniaco aquí. Incluso hay tanques de almacenamiento de amoniaco y nadie dice nada. 

Simplemente Productos Pesqueros Mexicanos, que era la pesquera antes, trabajó con amoniaco. Estaba un tanque grande. Se almacenaba amoniaco y nunca pasó un incidente. Nunca hubo ningún problema aquí

Ramón Ahumada, un veterano pescador en la bahía de Ohuira, afirmó que tampoco esos grupos han trabajado con anterioridad a este proyecto en cuidar, proteger y estimular el cuidado del medio ambiente en la zona en cuestión, y mucho menos contribuir para que los campos pesqueros y sus habitantes, a los que hoy “defienden” con tanta pasión, hayan recibido con anterioridad apoyos y beneficios para sacarlos de la situación en la que están y en la que apenas sobreviven por la falta de empleo y oportunidades. Inclusive, a nosotros nos consta, dijo, que GPO ha ayudado a mucha gente. En el sector salud, con operaciones, traslados hasta México. Por parte de la planta de amoniaco a mucha gente han ayudado.

Entre otras acciones, explicó que han realizado mucha obra social, entregado artículos escolares, despensas familiares, rehabilitación y reconstrucción de escuelas, la donación de un camión para el plantel del Escuela Técnica Número 9 en Topolobampo.

Financiamiento seguro
De acuerdo a Arturo Moya, director general de GPO, en su primera etapa, la planta de Gas y Petroquímica de Occidente emprenderá la producción de amoniaco con financiamiento de la banca de desarrollo del gobierno alemán KFW, para el abasto de este producto en Sinaloa, Jalisco, Sonora, Michoacán y Nayarit.

Para el 2022 prevé continuar con una segunda planta, para la fabricación de urea, con una inversión de 2,300 millones de dólares. Finalmente, buscará continuar con una tercera etapa y una inversión de 1,450 millones de dólares para una planta de fabricación de metanol.

Preparados
Pese a las trabas legales que han impedido hasta hoy arrancar con el proyecto, Gas y Petroquímica de Occidente no se ha dormido en sus laureles. De acuerdo al director de la empresa, ya cuentan con los contratos de suministro de gas para los próximos 20 años, con empresas de Arizona y Texas.

Asimismo, tiene todos los permisos requeridos para el arranque de la construcción, además del contrato de suministro de largo plazo con CFEnergía, la comercializadora que administra los gasoductos.

El directivo explicó que la planta de amoniaco en Topolobampo es un proyecto respaldado por 35 años de experiencia a nivel mundial, ya que ProMan es una empresa suizo-alemana que está presente en 8 países y cuenta con 31 subsidiarias operando alrededor del mundo. 

Ha desarrollado proyectos en Alemania, Trinidad y Tobago, Venezuela, Singapur, Canadá, Chile, Taiwán, Egipto y Argentina, mismos proyectos que le exigen tener los estándares más altos operación técnica, social y ambiental.

Son más de tres décadas de experiencia en la producción de amoniaco a nivel mundial, sin que hasta hoy se haya registrado ningún accidente catastrófico, dado los altos estándares de seguridad que se manejan en esta industria. 

El objetivo es abastecer al mercado local de fertilizantes, además de impulsar el desarrollo de la industria regional y fortalecer la cadena de valor del campo mexicano a través de una mayor disponibilidad de insumos. Su construcción permitirá a México reducir su dependencia en materia de importación de fertilizantes. 

Asimismo, generará más de 2,000 empleos temporales y alrededor de 300 permanentes, con ingresos que oscilarán entre los 17 y 25 mil pesos mensuales.

Los beneficios
Por su parte, el secretario de Economía de Sinaloa, Javier Lizárraga Mercado, anunció recientemente que la planta de amoniaco es uno de los proyectos estratégicos de mayor envergadura que se haya planteado para la entidad. Dijo que es uno de los primeros megaproyectos que se ha planteado después de la llegada del gas natural al estado, y que será punta de lanza para la atracción de industria ancla a la entidad. 

El funcionario destacó que esta inversión marca el inicio de la diversificación industrial de Sinaloa, por lo que se estará en condiciones no sólo de abastecer de fertilizantes al mercado local y nacional, sino de exportar a otros países.

El director del Centro para la Inversión y el Comercio de Sinaloa (CIT), Jesús Germán Rivera Carlón, coincidió con el titular de la Secretaría de Economía en el gran alcance que tendrá la planta de fertilizantes, que representará un ahorro por el orden de 40 por ciento en estos insumos, además de que el amoniaco estará asegurado y ya no habrá ciclos de escasez, especulación y altos costos por este fertilizante esencial para la agricultura.

Recientemente grupos de productores agrícolas han emprendido la defensa del proyecto de construcción de la planta de amoniaco en Sinaloa, porque consideran una gran oportunidad para garantizar abasto oportuno y precios justos.

El presidente de la Asociación de Agricultores del Río Culiacán, Enrique Rodarte Espinosa de los Monteros, y miembros del consejo directivo de esta agrupación, decidieron apoyar la instalación del complejo industrial para la producción de amoniaco, luego de conocer el proyecto. 

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo