Los Mochis

Se repite la historia: hay que enfrentarse a una pandemia

José Espinoza de los Monteros relata como su abuelo Jesús Falomir Castro le platicó de la gripe española, que dejó serias afectaciones en Ahome en 1918

Por  Lupita Gámez

Se repite la historia: hay que enfrentarse a una pandemia(Cortesía)

Se repite la historia: hay que enfrentarse a una pandemia | Cortesía

Los Mochis, Sinaloa.- Corría el año 1918, recién se había fundado el municipio de Ahome por decreto de la legislatura local. Benjamín Francis Johnston explotaba los recursos naturales de la región para convertirla en un lugar fértil con mejores oportunidades para los habitantes.

Todo parecía marchar conforme lo planeado; sin embargo, de pronto llegaron hasta aquí los efectos de la gripe española o influenza española, que mató a millones de personas.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Relato

José Espinoza de los Monteros Falomir, médico de profesión, recuerda cómo su abuelo materno, Jesús Falomir Castro, quien era uno de los trabajadores de Johnston, le tocó vivir de cerca de esta pandemia.

“Mi abuelo fue jefe de campo en La Florida antes de que se hiciera el ingenio azucarero. En una ocasión cuando yo era muy joven me platicó sobre esa gripe española. Me relató que como era tanta la mortandad y tantas personas que estaban desahuciadas, que las recogían en carretas y los echaban a una fosa, pues decía que eran muchas las personas que se enfermaban y como no había manera de atenderlos, fallecían”, recordó.

De igual forma, comentó que como el sepultar a los enfermos no era un trabajo higiénico ni fácil para nadie, las autoridades contrataron a indígenas de la región que al final eran quienes realizaban esta actividad.

“Como nadie quería hacerlo contrataron a indígenas que estaban dispuestos a hacerlo. Decía que antes de empezar a aventarles las paladas de tierra, pero las personas ya en la fosa, los enfermos abrían los ojos, los que estaban desahuciados, los indígenas les decía que cerraran los ojos que ahí iba la tierra,  y en efecto, las primeras paladas eran en la cara”, comentó.

Jesús Falomir, sobreviviente de la gripe española de 1918. Foto: Cortesía

Espinoza de los Monteros añadió que estos recuerdos vienen hoy a su memoria ante la situación de contingencia que se vive por el coronavirus, la cual ya ha dejado a muchas personas contagiadas y otras tantas fallecidas, especialmente por la falta de conciencia que a diferencia de aquel tiempo,  ahora existen herramientas para dar a conocer la situación, pero sobre todo para brindar ayuda aunque en este momento nos encontramos en una situación atípica, es decir, una enfermedad de la que no se tenía conocimiento ni mucho menos una cura.

Pandemia que se repite

“Él (mi abuelo) me platicaba que esa peste parecía que nunca se iba a terminar. No sé si alguien cercano a mi abuelo se contagió. Hoy estamos en una situación muy parecida. Me sorprendió mucho porque nunca pensé que me fuera a tocar una situación igual a la que pasó mi abuelo, pues se supone que han mejorado las condiciones de vida. Yo lo veía como algo improbable, pero nos damos cuenta que es algo que se repite y penosamente ha sido algo muy difícil de manejar también en nuestros tiempos.”

También te puede interesar:

Norma vende gelatinas en Los Mochis para sobrevivir y atender la salud de su marido

Santiago enfrenta leucemia por segunda ocasión; está en el Hospital Pediátrico de Culiacán

Enfrentarse al Covid-19 con el diagnóstico incorrecto

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo