Selecciona tu región
Los Mochis

¡Siempre con ánimo! Julián lleva 24 años en la venta de taquitos al vapor en Los Mochis

Después de probar suerte en lugares como Nogales y Navojoa, el originario de Sinaloa de Leyva se estableció en la ciudad de Los Mochis vendiendo taquitos al vapor

Por Óscar Flores Silva

-

Los Mochis, Sinaloa.- Julián Aguilar es originario de Sinaloa de Leyva, para ser exactos de una comunidad llamada Las Pilas, lugar que tuvo que dejar para probar suerte en otras tierras y ganar dinero para él y los suyos, pues donde vivía no había oportunidades de trabajo.

Comentó que hace 30 años ha radicado en la ciudad de Los Mochis después de haber emigrado a otros estados en busca de trabajo; sin embargo, la suerte no estaba con él, debido a que los trabajos que agarraba no eran bien pagados.

Su historia

Hoy, a sus 56 años de edad, Julián recorre a diario las calles mochitenses con su moto con la venta de taquitos de maíz y harina a vapor, así como de aguas frescas. Confiesa que ha hecho muchos amigos y otros no tanto, debido a que hay quienes le piden fiado para no pagarle, por lo que para él representa pérdidas económicas.

Leer más: Maleza y basura por doquier en el fraccionamiento Las Mañanitas de Los Mochis

“Las ventas están bajas ahorita, no todos los días son buenos, ya que la economía está muy golpeada, pero no dejo de hacerle la lucha porque si no trabajo, pues no hay dinero para la familia”, dijo.

El comerciante afirmó que en algún tiempo se fue a otros lugares, en donde le hizo a varios jales, como a la albañilería en Nogales, Sonora; en Navojoa vendía verduras, pero finalmente se estableció en Los Mochis, en donde también en un tiempo estuvo como albañil, hasta que decidió incursionar en la venta de taquitos de maíz y harina a vapor.

“El Covid-19 me pegó, estuve encerrado tres meses. Mi esposa tuvo que entrarle al quite, ya que también tenemos la venta de taquitos en un puesto afuera de la casa, si no no hubiera habido dinero y sí hubiera habido problemas”, comentó.

Julián manifestó que en los últimos años las ventas han ido para abajo, situación que atribuyó a que la gente no está bien económicamente.

Dijo que para poder hacerse de su moto, el remolque así como otros utensilios, tuvo que pedir un préstamo, el cual afortunadamente ya liquidó y que lo que vende es para el gasto de alimentos y el sustento de la familia.

Antes de seguir su camino ofreciendo su rica mercancía, Julián dijo que trabaja aproximadamente 12 horas diarias, ya que se levanta desde las 04:00 horas hasta las 16:00 horas o dependiendo de cómo haya sido la venta, pero que el promedio es entre 10 y 12 horas todos los días.

Leer más: Familias de comunidades de El Fuerte se quedan nuevamente sin agua potable

“Yo seguiré en este trabajo hasta que pueda, ya que es una actividad que me gusta y que me deja ingresos para sostener a mi familia, mi esposa y mis tres hijas, ya que por ellas tengo que trabajar.”

“El Químico”, contra la pared por regidores electos y diputados locales de Morena
Síguenos en
Más sobre este tema