Los Mochis

Sobreviven al calor en su frágil vivienda de madera

Juntos construyeron su hogar a base de sueños, madera, láminas y cartón en una de las colonias más vulnerables de Los Mochis: la Diana Laura Riojas 

Por  Marisela Jolie

José Y Josefina sobreviven al sofocante calor de verano en su humilde casa de madera que ellos mismos edificaron durante tres meses(eldebate)

José Y Josefina sobreviven al sofocante calor de verano en su humilde casa de madera que ellos mismos edificaron durante tres meses | eldebate

Los Mochis, Sinaloa.- José Francisco Trejo Amador y Josefina Barreras Valdez se refugian de los inclementes rayos del sol en una frágil vivienda que ellos mismos construyeron a base de sueños, madera, láminas y cartón.

A duras penas sobreviven a su pobreza extrema y al sofocante calor del verano en la colonia Diana Laura Riojas de Los Mochis. “Siquiera a veces hace viento; me hago sueros para no enfermarme, pero cuando le tomo un trago está caliente, hirviendo. Porque hiervo el agua para poder tomarla y no tenemos dónde helarla.”

Supervivientes
La pareja de 81 años de edad no cuenta con agua potable ni drenaje sanitario ni energía eléctrica. Utilizan fosa séptica a falta de baño, se abastecen de luz de las colonias aledañas y el gobierno municipal les proporciona agua en pipas dos veces por semana para su uso doméstico.

AYÚDANOS Da click a la estrella de Google News y síguenos

“Esa agua no la tomamos, acarreo de una llave de agua potable y de ahí traigo en garrafones para tomar”, dice Josefina.

En medio de su triste realidad anhelan un techo firme donde disfrutar una vejez digna y refugiarse del peligro.

“Estudio la Biblia y clamo a Dios. Le pido que no nos deje sin comer y nos cuide de los peligros; es lo que le pido antes de acostarme y cuando me levanto, y José también lo hace.”

Un pequeño abanico los ayuda a mitigar las altas temperaturas que azotan la región sin clemencia, donde en los últimos días el termómetro ha registrado cerca de los 40 grados centígrados.

Utiliizan fosa séptica a falta de baño/ELDEBATE

“Tres veces me he deshidratado. Ahorita ya no puedo salir a hacer los mandados porque tengo miedo de azotar, además me duele una pierna, no puedo caminar”.

Aunque se mantienen con el apoyo que el gobierno federal brinda a los adultos mayores cada dos meses, en ocasiones no es suficiente. Josefina borda servilletas para venderlas y José trabajó toda su vida en los campos agrícolas como jornalero, hasta que se enfermó.

“Yo no puedo trabajar, tengo un clavillo en el talón de un pie que no me deja caminar; me la llevo juntando fierros, botes y lo que puedo en la basura. Nos ayudamos con los pagos del gobierno pero nos llegan cada dos meses y lo hacemos rendir comprando frijoles, papas, sopa, lo más barato para hacerlo rendir.” 

Cuando el sol cae a plomo y el calor no da tregua ni un solo minuto del día, la fe es su único aliento.

“Estamos cocinando en el sol porque no tenemos techo, no tenemos nada, nomás los frijoles que se están cociendo, sobrevivimos porque Dios es muy grande.”

Carecen de lo indispensable para tener una vida digna. 

Esperanza
El tenerse el uno al otro los reconforta porque, a decir de sus propias palabras, la esperanza se va con la vida.  

“Nosotros nos juntamos a la edad de 60 años, no tuvimos hijos porque éramos mayores, ella era viuda y yo también. Antes no sufríamos tanto porque yo trabajaba en el campo y aunque ganaba poquito teníamos para comer, pero ahora no puedo trabajar. Ella sufría porque era un mujer viuda y sola, no tenía apoyo de nadie.”

La pobreza no opaca su felicidad. Las sonrisas aún se dibujan en sus arrugados rostros que reflejan toda una vida de supervivencia.

“Vivir así no se lo deseo a nadie, es lo más duro que puede haber porque uno solo mira, sufre y desea algo, como yo que deseo un techo y no lo tengo. Estamos esperando que llueva, sólo Dios sabe lo que pasará con nosotros, no tenemos nada, pero somos felices.”

En temporada de lluvias, las goteras de sus frágiles techos son constantes, las inundaciones son su principal temor y los vientos se convierten en una amenaza. 

José y Josefina sobreviven a su pobreza extrema.

“Lo siento por mi señora, ya vienen las lluvias y tememos que nos vaya a arrastrar un viento; vivimos en medio del peligro, pero no tenemos a dónde irnos, en dónde refugiarnos.”

Con sus propias manos construyeron su hogar, juntos de sol a sol edificaron un rincón donde refugiarse de las inclemencias del tiempo.

“Ella me ayudó, yo clavaba y ella me daba lo que ocupaba; son pedazos de lámina, de madera, puros recortes, no hay ni un barrote ni una fajilla entera, no hay nada completo; son puros pedazos pegados unos sobre otros con clavos.”

Carecen de lo indispensable para vivir; solo cuentan con un abanico, una cama, una parrilla que funciona con gas y dos sillas.

No cuentan con servicio de agua potable en la colonia.

“Si pueden ayudarnos estaremos agradecidos el resto de nuestras vidas; si un vaso de agua nos regalan, estamos agradecidos; si un kilo de tortilla nos dan, estamos agradecidos; aceptamos con el corazón lo que puedan darnos.”

Ambos necesitan atención médica por los padecimientos que presentan. Solicitan calzado para dama del número cuatro y para caballero del siete. También requieren madera para reconstruir su casa.

Josefina atiza la hornilla para cocinar y mitigar el hambre en el raso del sol y en pleno mediodía.

Ayuda
Si usted desea ayudar a esta familia puede comunicarse al número: 67 27 25 70 72 con José Francisco Trejo Amador. La carencia es su aliado.

EFECTOS DEL CLIMA                                                                 

Vuelve a arder en el norte: mercurio alcanza 43 grados
Volvió a arder por segundo día consecutivo en la zona norte del estado, en donde se presentaron temperaturas máximas de hasta 43.5 grados en los municipios de El Fuerte y Choix.

El Servicio Agrometeorológico del Estado alerta que el riesgo de las altas temperaturas continuará hoy y mañana en Sinaloa, en donde el termómetro podría nuevamente alcanzar los

43 grados centígrado a la sombra.
Para hoy se pronostican condiciones de soleado en casi toda la entidad, en donde podrían presentarse algunas áreas medio nubladas, pero sin posibilidades de lluvias. 

Durante el día se espera un clima caluroso dado que las temperaturas máximas se situarán entre los 32 y los 43 grados centígrados.

Para mañana se pronostican nuevamente condiciones de soleado en casi todo el estado, con algunas áreas medio nubladas, y sin probabilidades de lluvias.

El clima se mantendrá caluroso pues se esperan temperaturas máximas a la sombra entre los 32 y los 43 grados centígrados.