Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Trabajadores de la salud, en riesgo laboral latente

DÍA DEL TRABAJO

Los Mochis, Sinaloa.- Los riesgos que los trabajadores del área médica, así como los que laboran en un hospital, en un laboratorio de análisis clínicos o químicos y un consultorio odontológico, son siempre latentes.

Sin embargo, estos no son muy comunes debido a las estrictas normas de seguridad que se deben de llevar a cabo para poder operar.

En el marco del Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo, se hizo un llamado a los profesionistas de la salud para que protejan tanto a sus pacientes como a ellos mismos y al propio medio ambiente de infecciones, enfermedades y toxicidades.

"Estamos expuestos a las agujas del paciente que se toma la muestra, estamos expuestos a la hora de manipular las muestras. Estamos expuestos a contraer sida, hepatitis; la de orina y excremento pueden traer tuberculosis, brucelosis, salmonelosis, y puedes infectarte", manifestó el químico del laboratorio de análisis clínicos Laci, Alejandro Mendoza Soto.

Riesgos.

Las unidades donde se brindan servicios médicos o de análisis clínicos se clasifican de acuerdo al grado de riesgos que representan por la cantidad de personas que atienden, o el tipo de trabajo que realizan.

Todos generan Residuos Peligrosos Biológicos Infecciosos (RPBI), los cuales son capaces de causar efectos nocivos para la salud y el ambiente.

Según la NOM-087-SEMARNAT-SSA-2002, existen tres niveles de generadores de basura, lo cual determinará la frecuencia con la que un camión especial recolector de estos desechos se encarga de recogerlos y llevarlos a uno de los hornos que existen en el país para deshacerse de ellos, sin que representen ningún riesgo para las personas o el ambiente.

En el caso de los hospitales de la magnitud del IMSS, la cantidad de desechos que a diario genera es muy grande, por lo que el camión pasa casi todos los días.

Los desechos que se consideran como RPBI son la sangre y sus componentes, las bolsas con residuos de sangre total de donadores, equipos de transfusión, los cultivos o cepas de agentes biológico infecciosos, los tejidos patológicos, es decir, los tejidos, órganos o partes que se extirpan, las cuales no se encuentran en formol; las muestras biológicas para análisis, los cadáveres y partes de animales y líquidos patológicos.

También los residuos no anatómicos como los de curación empapado, saturados o goteando sangre, líquido sinovial, etcétera; así como los objetos punzocortantes como agujas de jeringas desechables, lancetas, agujas hipodérmicas, de sutura, de acupuntura y para tatuaje, bisturís y estiletes de catéter.

Prevención.

Además de la eliminación de estos residuos, el trabajador que manipule estos o que esté en contacto directo con el paciente debe de protegerse con equipo como guantes, cubrebocas, cofia, lentes o careta, así como total higiene del área.

"Normalmente todo va esterilizado, el material se esteriliza, ya sea por calor húmedo o seco", indicó el presidente del Colegio de Cirujanos Dentistas del Norte de Sinaloa.

Fernando López Miranda aseguró que en el caso de los dentistas los riesgos siempre existen, pero la frecuencia con la que ocurren accidentes en el trabajo son mínimos.

"No hay reporte que indique lo contrario, pero tenemos que tratar a todos los pacientes como personas altamente contaminadas, es decir, aunque aparentemente estén sanos, los protocolos de seguridad se deben de llevar completamente a cabo".

Indicó que uno de los riesgos más polémicos en los últimos años es el uso de mercurio para las amalgamas; sin embargo, aclaró que la peligrosidad es más para el odontólogo que para el paciente, ya que al momento de tratarlo para su aplicación emite gases que pueden ser inhalados por el profesional si no se protege adecuadamente.

Por su parte, Mendoza Soto añadió que, en la actualidad, los riesgos a los que se enfrentan son menores gracias a la tecnología y la modificación del material que utilizan.

"Desde el punto de vista material, los recipientes con los que tomamos la muestra no trasvasamos sangre; directamente de la aguja pasa al tubo; ni siquiera lo abrimos, y aquí se conserva la sangre, y ya no tenemos contacto con ella".

Asimismo, señaló que hoy en día han dejado de utilizar material de vidrio, como tubos y cajas petri, para evitar que se quiebren y contaminen.

Síguenos en Twitter: @DBT_LosMochis

Facebook: ElDebateLosMochis