Los Mochis

Trapiche ha impulsado la formación integral de más de mil jóvenes

Los guías educativos y auxiliares operativos realizan servicio social, práctica o voluntariado atendiendo a los visitantes del museo

Por  El Debate

Trapiche ha impulsado la formación integral de más de mil jóvenes.(Cortesía)

Trapiche ha impulsado la formación integral de más de mil jóvenes. | Cortesía

Los Mochis. Desde su apertura en mayo de 2016, Trapiche Museo Interactivo ha dado la oportunidad a más de mil jóvenes para que desarrollen una serie de aptitudes y competencias valiosas para su formación integral, bajo un esquema innovador e inédito en la localidad, gracias a su programa de Guías Educativos y Auxiliares Operativos.

Los Guías Educativos y Auxiliares de Trapiche son jóvenes entre los 16 y los 18 años que realizan su servicio social, práctica o voluntariado, atendiendo a los visitantes de Trapiche, al servir como mediadores entre las exhibiciones y el público. 

Los jóvenes viven experiencias positivas y formativas en Trapiche. Foto: Cortesía

En sus 3 años de operaciones, Trapiche Museo Interactivo ha permitido a mil 017 jóvenes estudiantes formar parte de su equipo de trabajo en 7 generaciones de Guías y Auxiliares, otorgándoles múltiples beneficios, que van desde el apoyo para colegiaturas, transporte y alimentación, hasta capacitaciones constantes donde los jóvenes desarrollan nuevas habilidades que ponen en práctica todos los días, atendiendo a los visitantes de este Museo.

Entre las capacitaciones que los jóvenes reciben desde el inicio al realizar su voluntariado en Trapiche y que inciden en su formación integral, se encuentran: inteligencia emocional, expresión corporal, primeros auxilios, atención a usuarios, innovación y creatividad, comunicación asertiva, cómo hablar en público, y atención a usuarios con necesidades especiales, entre otras.

Jóvenes atendienden a los visitantes de Trapiche. Foto: Cortesía

Además, para poder llevar a cabo su labor de mediadores entre las exhibiciones y el público, reciben capacitación constante y profesional sobre ciencia y tecnología, aprenden a realizar experimentos, aplican todos los días sus conocimientos en trato al público, y ponen a prueba sus capacidades para comunicar explicándole a los visitantes los contenidos interactivos; desarrollando de esta manera valiosas competencias sociales y reforzando los conocimientos que adquieren en las aulas.

“Este Museo te abre las puertas a que creas en ti, a que creas en tu capacidad, en tu conocimiento, en tu alegría, en tu efusividad para hacer las cosas y para transmitir lo que tú tienes como mensaje en tu vida, a todos los que te rodean” comenta Daniel Irigoyen, uno de los cientos de Guías Educativos que han pasado por Trapiche a lo largo de 3 años.

“Te conoces más a ti mismo. Te das cuenta de lo increíble que puedes ser tú mismo, lo increíble que pueden ser los niños. Hay niños que te cambian la vida. Nos han tocado niños con capacidades diferentes, con diferentes formas de tratarlos, diferentes emociones. Entonces tú aprendes a relacionarlos, aprendes a cuidarlo y aprendes mucho más de ti mismo. Te crea muchas experiencias, muchas ganas de seguir conociendo. La verdad, ser Guía Educativo es lo más fascinante,” dice por su parte Sandra Carrasco, otra de las Guías Educativos que han pasado por este Museo.

Todas las experiencias que viven los jóvenes colaboradores dentro de Trapiche son vivencias que resultan significativas para su vida académica, profesional y humana. Haber logrado incidir en la formación académica de más de mil jóvenes estudiantes es un logro conjunto entre las familias, sus instituciones educativas, maestros, amigos y la sociedad en general, que han comparten la misión de este Museo de posicionar el valor del aprendizaje en la comunidad.

Para poder alcanzar un mayor número de jóvenes beneficiados con estas experiencias positivas y formativas, Trapiche Museo Interactivo invita a la sociedad a que continúe apoyando la formación integral de estos jóvenes estudiantes mediante diversos esquemas. Uno de ellos es consumir en su restaurante Varsovia Lunch, cuyas ventas están destinadas a apoyar el programa de Guías y Auxiliares de este Museo. Y de igual forma, las empresas con un alto sentido de la responsabilidad social, pueden patrocinar a los Guías Educativos para que sigan cumpliendo esta importante labor que beneficia a la comunidad y a ellos mismos; tal cómo nos enseña el testimonio del Daniel Irigoyen:

Es mucho mejor dar que recibir; y en este Museo tú aprendes a entregarte, a compartir a ofrecerte a los demás, y a raíz de eso, en el compartir y en el entregar es donde tú mismo recibes. Por estar brindándoles atención cariño y afecto con mucha alegría a las personas, tú recibes todo eso, multiplicado.”