Los Mochis

"Hoy el mundo está mejor que nunca"

La conferencista comparte su pasión por la vida, la educación y cómo ha sido su lucha contra el cáncer 

Por  Mirella López

Lore de la Vega Valladolid(eldebate)

Lore de la Vega Valladolid | eldebate

Lore de la Vega Valladolid, una mujer apasionada de la vida, no le teme a nada. Vive con los pies bien puestos sobre la tierra. Cree en la educación y la comunicación como la base fundamental para el factor de cambio, de desarrollo de las personas y los pueblos. Hoy se encuentra en abierta guerra contra el cáncer, al que le ha dado la batalla, y comparte en entrevista para EL DEBATE cómo ha sido esta lucha.

¿Cómo se describe?
Rebelde con causa. Eso lo he sentido desde chiquita, porque no hago cosas de que no esté plenamente convencida. He cometido errores. Nunca nadie me ha hecho hacer algo que yo no quiera hacer, ni digo nada que no quiera decir. Lo que digo lo sostengo y pago las consecuencias de ello. Y eso me gusta mucho. Tenemos una sola vida, muy corta, y tenemos que vivir y decir exactamente lo que pensamos, equivocadamente o no, pero que sea nuestra manera de pensar, que no le tengamos miedo a nada.

¿Cómo visualiza el mundo de hoy?
Hoy el mundo está mejor que nunca. Nunca habíamos estado tan bien, con todos los retos, con todas las guerras y pobreza; con todo y esas áreas inmensas de oportunidad el mundo está maravillosamente bien... El internet ha sido un factor de cambio que va a revolucionar las cosas... Nos hacen creer que el mundo está peor porque vemos sacrificar a una persona en vivo en internet, pero eso siempre ha existido y tenemos que seguir evolucionando.

Esas personas que practican ese grado de violencia son esas personas fundamentalistas que no abren su mente,  que no crecen como seres humanos y que sólo nos quedamos en un plano animalesco, de instintos. Y precisamente la comunicación, el crecimiento y el conocimiento nos llevan a elevar nuestro ser, a humanizarnos.... Tenemos que ser más abiertos, ser ciudadanos del mundo.

Entonces, constantemente tenemos que estar evolucionando, pensar, preguntar, contestar, moverte, crecer. Y creo que todos los seres humanos cuando los practicamos y vivimos, es una gran satisfacción, a diferencia de quedarnos aferrados, necios, estancados en determinados principios, tradiciones, ideas obsoletas que nos impiden disfrutar de los que hoy en día hay... Hoy tenemos también muchas herramientas de comunicación muy efectivas pero las desperdiciamos, en un 80 por ciento, con trivialidades, con banalidades.

¿Ha logrado lo que se planteó en su vida?
Tengo proyecto de vida y dependiendo a qué grupo me dirija, le hago adaptaciones... yo sigo por mi canal que es la educación.

¿Qué la fortalece tanto?
Las personas, mi familia, mis amigos; gente que ni conozco pero saben que tengo cáncer, me visitan, me hablan, me ofician misas. Por eso yo creo que si abrimos nuestro corazón, nuestra mente y compartimos no solo esto sino todo lo que hacemos, tenemos y pensamos de manera creciente, esto soy, y es en automático. Cuando las cosas nos las tragamos, se hacen más grandes.

La mente es muy imaginativa, la soledad es tremenda, pero si acompañamos a otras personas que están en nuestra misma situación, todo se revierte, y yo creo que es estar ocupados. Ahora en este momento el problema que estoy atendiendo es el de mi salud, y lo que me ha funcionado es hacer hasta lo imposible por estar muy bien.

Te puedo decir que soy una paciente ejemplar, y no tengo remilgos en decirlo, pero me cuesta la dieta, el ejercicio, la pastillita, el manejo del estrés, el estar bien, el estar ocupada. Eso sí me preocupa. Yo eso le diría a las personas que tienen un problema de salud, de economía, de los que quieran, hacer hasta los imposible por resolver el problema, y lo demás que nos tenga muy sin cuidado. 
 

¿Qué mensaje da a las personas que padecen cáncer?
La vida es muy apasionante e interesante porque nos muestra muchas facetas. Yo creo que a todos nos gustaría estar en el ideal, pero depende lo que sea el ideal para cada quien, ¡pero esa no es la vida! Si la vida la reconocemos como bueno, malo y regular, si la muerte la vemos como parte de la vida, y si los problemas los vemos como parte del éxito, entonces tendríamos los pies en la tierra y nada nos va a asustar.

El problema está en que no sé quién nos ha querido engañar y decirnos que la vida es jugar a no tener   problemas, no quiebres, y si los tienes, ni los digas, aparenta que no tienes nada. ¡No, dilo, coméntalo, platícalo, intercámbialo!, porque de esa manera tu vida es de puertas abiertas y entonces recibes mucha retroalimentación, beneficios y bendiciones.

Si me lo guardo y me lo callo y hago como si no existiera, ya sea mi divorcio, mi quiebre económico, mi cáncer, lo que se trate, si no lo asimilamos, si no lo ponemos en la mesa con las personas que se tratan, nos hace daño. No hagamos tabú de las cosas, ni lo veamos como una desgracia o castigo del cielo o decir ¿a mí por qué?