Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Los Mochis

En escombros las Higueras de los Natoches

Casas de adobe, madera, lámina y de cartón fueron derribadas por la fuerte corriente del agua que se derivó de la depresión tropical 19-E y del desbordamiento del canal Alto 

Por: Hugo Mora

En escombros se encuentran algunas casas de adobe que se ubican en la comunidad Higueras de los Natoches.(Jorge Cota/ EL DEBATE)

En escombros se encuentran algunas casas de adobe que se ubican en la comunidad Higueras de los Natoches. | Jorge Cota/ EL DEBATE

El Fuerte, Sinaloa.- Un total desastre se vive en la comunidad de Higueras de los Natoches derivado de las lluvias torrenciales y el desbordamiento del canal Alto que provocaron que diversas casas de adobe se vinieran abajo y otras de material están a punto de caerse debido a la humedad. 

Los vecinos relatan con tristeza que ese día no pararon de sacar el agua de sus casas; sin embargo, no fue suficiente para detener la naturaleza: el agua alcanzó los 70 centímetros de alto en algunas zonas, por lo que se tuvieron que despedir de sus pertenencias y de todo lo que habían conseguido con trabajo de mucho tiempo.

“Lo perdimos todo, nuestras casas se derrumbaron, se cayeron, era todo lo que teníamos y ahora no tenemos nada; queremos el apoyo de las autoridades, queremos víveres, agua, comida y láminas para construir nuevamente nuestras casas que desafortunadamente se vinieron abajo”, señaló Susana Chichimea Álvarez.

Casas construidas con adobe y madera fueron derribadas por el agua. Foto: EL DEBATE

Devastación

La devastación en las comunidades de El Fuerte inicia a unos kilómetros de la comunidad de las Higueras de los Natoches, donde la fuerza de la corriente arrasó con la carretera estatal que comunica a las comunidades de El Ranchito con la comunidad antes mencionada.

Afortunadamente, autoridades estatales y municipales están realizando obras para reconstruir el camino que fue convertido en arroyo por la intensidad de agua, y se puede constatar al ver pedazos de pavimento a 10 metros de donde está la rúa estatal. 

La intensidad de la lluvia provocó que techos de adobe, lámina y de material cayeran estrepitosamente al suelo, provocando pérdidas materiales dentro de las casas que quedaron bajo los escombros.

Con tristeza, Estéfana Aguamea muestra su casa que se derrumbó en la inundación. Foto: EL DEBATE

Los habitantes señalan que la magnitud de las lluvias es algo que nunca antes se había visto ya que arrasó con todo a su paso e impidió que muchos habitantes salieran de la comunidad de Higueras de los Natoches, ya que las calles parecía un arroyo que no perdonaba nada a su paso. 

“Quisimos salir, quisimos escapar del agua pero no pudimos; la corriente era muy fuerte, el canal desbordó y todo lo que estaba a su paso se llevó, lo tumbó; perdimos todo, no sabemos cómo poder recuperarnos otra vez pues no estamos trabajando: nosotros somos de campo, no sabemos cómo vamos a recuperar todas nuestras cosas que perdimos con la tormenta”, señala con tristeza e impotencia Huicho Teresa Bacasegua. 

Los pobladores temen que las casas puedan caerse. Foto: EL DEBATE

Impotencia

Con tristeza, Estéfana Aguamea Germán señala su casa y relata que ella lo perdió todo pues su casa estaba en el camino del arroyo y con el fuerte cauce de este la vivienda empezó a desvanecerse con ella dentro. Por fortuna los vecinos lograron rescatarla y sacarla de su hogar antes que este cayera por completo.

“Fue una tristeza ver que mi casa se empezaba a caer, a desvanecerse; yo vivo sola, no sé cómo le haré, tengo 80 años y pues yo no puedo moverme sola ni construir; mi casa ya tenía mucho, desde que tengo memoria vivo aquí y ahora ya no tengo nada, todo se cayó, todo”. 

Aguamea Germán solicita la ayuda de las autoridades para poder reconstruir su casa, así como alimento y bebidas pues la ayuda no ha llegado hasta ella y cuando reparten víveres en su comunidad, ella no puede acudir ya que no alcanza para todos y dice que siempre se queda sin el apoyo.

“Yo mejor ya no voy, me quedo sin la despensa, ya que todo se reparte a los demás y nunca me dan a mí; es muy poco lo que traen y pues no alcanza para todos; yo sólo quiero una nueva casa en donde pueda dormir”. 

Los habitantes rurales ocupan de la ayuda de toda la población y de las autoridades, pues muchos perdieron todo lo que tenían y esta población subsiste del trabajo del campo, empleo que no hay debido a que las tierras agrícolas están entre el agua y durará mucho para que los jornaleros vuelvan a sus labores diarios.

Queremos comida, ropa, agua, una casita; por favor, autoridades, volteen hacia acá.

Los pobladores perdieron lo más valioso que tenían: su casa, y solicitan la intervención de las autoridades. Foto: EL DEBATE

Requieren con urgencia medicinas

Con ataques epilépticos desde su nacimiento, la pequeña Antonia, de dos años, solicita Levetirazepam con urgencia, ya que su familia no cuenta con este medicamento el cual ya se le está acabando y sólo tiene dosis para dos semanas.

Su madre, Antonia Álvarez Vega, mencionó que las autoridades fortenses la apoyaban con el medicamento; sin embargo, desde hace días no se han comunicado con ella para darle los recursos para comprar el medicamento, y la pequeña Antonia necesita tener el medicamento programado y obligatorio para que no tenga convulsiones. 

El medicamento lo puede llevar a la comunidad de Higueras de los Natoches y buscar a Antonia Álvarez Vega, madre de la menor, quien recibirá el medicamento con mucha alegría. 

En esta nota:
  • El Fuerte
  • Higuera de los Natoches
  • Inundaciones