Selecciona tu región
Mazatlán

Adicción al juego crece y afecta a personas de todas las edades

El Centro de Integración Juvenil tiene un programa para ayudar a tratar esta droga que hace perder familias

Por Blanca Regalado

-

Mazatlán.- La adicción al juego va en aumento en personas de todas las edades y esto genera conflictos en el hogar ya que empieza a escasear el dinero por las apuestas, las ausencias en casa crecen y el abuso genera cambios en el carácter que puede llevar a las personas hasta a perder a su familia.

Tratamiento

La directora del Centro de Integración Juvenil  (CIJ), Rosa Elena Sánchez Moraila, resaltó que el juego es una adicción que no quieren reconocer quienes apuestan.

El CIJ implementa acciones preventivas sobre  adiciones como el tabaco, el alcohol, todo tipo de sustancias y al juego.

La institución a su cargo cuenta con una clínica para  tratar la ludopatía (afición patológica a los juegos de azar). 

Los lunes a las 08:00 y los jueves a las 17:30 horas dan información sobre todo lo que se quiera saber sobre esta adicción. 

Foto: Víctor Olivas/EL DEBATE

No necesita hacer cita, solo acudir en el horario ya referido, y tras conocer sobre el tema y el programa de tratamiento, pueden solicitar la ayuda.

Tocó fondo

José Ángel  resaltó que es adicto al juego. Acudió a recibir ayuda pero no terminó el tratamiento.

Esto le generó muchos problemas, pues perdió parte de sus bienes, su familia y su salud se deterioró.

Añadió que su afición empezó desde adolescente. Al principio era jugar lotería, canicas, dominó, apostar por cualquier cosa. Ganaba y esto le resultaba placentero. Pero su dependencia lo empezó a atrapar.

Ya en la preparatoria y la universidad las apuestas eran mayores.

Llegaron a Mazatlán los casinos y por curiosidad  iba una vez a la semana.  

Ya casado, con dos hijos pequeños, trabajaba y se daba tiempo para ir jugar cada vez más seguido.

Empezaron los problemas con su esposa y en su centro de trabajo. Su salud también se vio afectada, bajó de peso, sufrió insomnio, abusaba del café y el alcohol. Todo esto le robó la tranquilidad y lo llevó a pedir ayuda al CIJ. Pero apenas empezó el tratamiento, lo dejó.

Tuvo que perder a su familia para tocar fondo y volver a buscar ayuda profesional.

Hoy acepta que el juego es una adicción que lo atrapó, y para poder controlarla, requiere ayuda de un profesional.

Pláticas

El Centro de Integración Juvenil realiza labor preventiva y acude a las instituciones para impartir una conferencia sobre la ludopatía. Lo hacen en centros educativos de nivel básico y profesional.

También han orientado a trabajadores de los sitios de apuestas.

En estos casos, se acude a solicitud de los dueños y se deja muy claro que si no se logra controlar la afición al juego, se puede convertir en una adicción.

Síguenos en
Más sobre este tema