Mazatlán

Adultos mayores lloran al ver el mar por primera vez

La asociación  100 Sueños por Compartir trae a un centenar de personas al puerto de Mazatlán, divididas en tres grupos, sin ningún costo, para que conozcan la playa

Por  Blanca Regalado

Luego de ver el mar agradecen por  darles esta oportunidad.(Foto: EL DEBATE)

Luego de ver el mar agradecen por darles esta oportunidad. | Foto: EL DEBATE

Mazatlán, Sinaloa.- Mi sueño se cumplió. Ver el mar, tocar y caminar en la arena, es una grata experiencia, resaltó María Isabel Díaz, de 69 años, originaria de Coahuila.

“Quiero llorar, reír o correr”,  dijo emocionada,  después se tiró a la arena y empezó a jugar con ella entre sus pies, piernas y ropa, acción fue imitada por sus compañeras que por primera vez veían y se podía meter al mar.

Es un grupo formado por 40 gentes de la tercera edad, que en su mayoría laboran como empaquetadores en tiendas de autoservicio; niños y jóvenes de familias vulnerables que viven de recoger basura.

Suma de esfuerzos

La asociación  100 Sueños por Compartir trae a un centenar de personas al puerto de Mazatlán, divididas en tres grupos, sin ningún costo, para que conozcan la playa.

Los niños, felices disfrutan las olas. Foto: EL DEBATE

Cristian Solís y Salvador Chaparro, coordinadores del grupo, destacan que este sueño se puede lograr gracias al esfuerzo de personas de México y Estados Unidos que se suman al programa para que el sueño sea una realidad.

Con el dinero y ayuda en especie se puede mover a las beneficiados en una transporte de primera, un  buen hotel, sus alimentos en trayecto y su estancia de dos días y una noche.  

Chaparro y Solís se vieron invadidos por la emoción de los niños, jóvenes y adultos. 

Con la voz entrecortada dijeron que no se equivocaron al ser el enlace para cumplir estos sueños.

Añadieron que en la medida que se trabaje más y fluyan apoyos, se cumplirán más sueños. 

La mayor satisfacción para ellos es la felicidad reflejada en los rostros de los menores y adultos mayores al tener contacto con el mar, ver el atardecer y la variedad de aves que había a su llegada.

Momentos que los ingresan a la orilla del mar. Foto: EL DEBATE

Emociones

Se abrió la puerta del autobús frente al hotel Park Inn y  empezaron a bajar los pasajeros, entre ellos Brayan, un joven que quería correr a ver la playa. Su madre y sus hermanos lo acompañaron en este sueño hecho realidad. Les cubrieron el rostro hasta llegar a la orilla del mar.

Brayan se quedó sorprendido al ver las olas. Cuando el agua llegó a sus pies, quiso correr, pero luego empezó aplaudir y reír.

Los niños empezaron a juguetear en el agua y la arena. Buscaron conchitas y pequeñas piedras que guardaban en sus manos como si fueron los tesoros más preciados.

Durante gran parte de la mañana disfrutaron la frescura del agua y la calidez del sol.

Estas emociones quedarían grabadas en video e imagen. Luego se dieron un descanso para seguir con el paseo por el puerto. Se les llevó a recorrer el malecón y tomarse fotos. Asimismo, a los lugares turísticos.

Hoy y mañana viene otro grupo, hasta cumplir con los 100 sueños de personas de todas las edades.