Mazatlán

Alumnos de primaria en Mazatlán estudian sin energía eléctrica

Alumnos de la primaria Renato Vega Alvarado están sin energía eléctrica desde que inició el ciclo escolar y las aulas se convierten en “hornos”  

Por  Blanca Regalado

Los niños estudian acalorados por falta de luz.(Jorge Osuna)

Los niños estudian acalorados por falta de luz. | Jorge Osuna

Mazatlán, Sinaloa.- Los 600 alumnos de la primaria Renato Vega Alvarado, sufren por las altas temperaturas al no tener energía eléctrica en el edificio.

Las aulas donde estudian los niños se convierten en hornos y a los menores les corre el sudor por su rostro. Con una mano escriben, y con la otra se protegen de la nube de mosquitos que invaden los salones de clases.

Los niños de los grupos de primero y segundo grado sacaron mesabancos, instalándose bajo la sombra de un árbol, pero aun así se sentía el ambiente caliente. 

Riesgo

La directora del plantel, Karina González, se declaró preocupada por la salud de los alumnos, y junto a los padres decidieron reducir la jornada de clases mientras se soluciona el problema de falta de luz. Hay padres que no van a llevar a sus hijos hasta que tengan energía.

El problema surgió tras la tormenta Ivo, que se registró días antes del arranque del ciclo, se inundó el cableado y se quemó.

De inmediato se reportó la situación a la autoridad. Apenas el fin de semana se hicieron unos trabajos, se pagaron 3 mil pesos entre directores de los dos turnos, así el lunes 9 de septiembre tuvieron luz las primeras horas, pero por la tarde tronó nuevamente.  

Una revisión a los sistema determinó que se requiere el cambio de todo el cableado, cuyo costo es de 50 mil pesos. La escuela no cuenta con ese recurso, ni los padres pueden con esta carga. Piden a la Sepyc su intervención.

Reclamo

Los padres de familia hacen un llamado al gobernador del Estado, Quirino Ordaz Coppel, para apoyarlos, pues la prioridad del Gobierno debe ser la educación y la salud de los niños.

María Tirado recalcó que es imposible que sus hijos puedan estudiar con temperaturas de 33 grados centígrados y la sensación térmica que supera los 40 grados.