Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Asesores de Conafe se quedan sin trabajo por la violencia. Foto: El Debate

Asesores de Conafe se quedan sin trabajo por la violencia. Foto: El Debate

Mazatlán

Asesores de Conafe se quedan sin trabajo por la violencia

Los jóvenes que brindaban clases en la zona serrana de San Ignacio han tenido que buscar otras oportunidades debido a que los poblados se encuentran abandonados

Por: El Debate

Asesores de Conafe se quedan sin trabajo por la violencia. Foto: El Debate

Asesores de Conafe se quedan sin trabajo por la violencia. Foto: El Debate

Mazatlán, Sinaloa.- La violencia que se ha ido generando en la zona serrana a través de los años ha terminado con un gran número de poblados y las fuentes de empleo para los jóvenes que acudían  a atender las escuelas de Conafe, pues tuvieron que emigrar a otros lugares en busca de oportunidades.

Era su oportunidad

La mayoría de ellos lo hacían para obtener recursos económicos y ganarse la beca para continuar sus estudios profesionales. Hoy, de más de 20 centros que operaban en los altos de la sindicatura de Ajoya, no queda ninguno.

Entre los últimos lugares en quedarse sin este servicio está la recóndita comunidad de El Sauz, a donde solo se accesaba por medio de bestias. En este lugar vivían 26 familias que tuvieron que emigrar en mayo de este año, y existía una escuela secundaria a donde acudían ocho estudiantes, los cuales eran atendidos por el profesor Víctor Manuel Millán Martínez.

Fue en la comunidad de El Agua Caliente, ubicada entre los límites de Sinaloa y Durango, que este joven encontró la oportunidad de continuar con esta labor, la cual, dice, lo ha llenado de satisfacciones, pues para él, la enorme distancia que tiene que recorrer no es impedimento para seguir trasmitiendo sus conocimientos a los jóvenes de estas localidades tan alejadas.

Difícil permanencia

Víctor, quien tiene cuatro años como maestro, indicó que sus inicios fueron en la comunidad de La Ciénega, donde permaneció por un año. Después atendió la comunidad de El Sauz por un periodo de tres años. Su traslado entre ambas comunidades lo realizaba a lomo de bestia por más tres horas, de ida y vuelta, y lo hacía cada mes, por la dificultad del camino.

Asesores de Conafe se quedan sin trabajo por la violencia. Foto: El Debate

“Fue después que fuimos desplazados de El Sauz que solicité que me reincorporaran a otro lugar, ofreciéndome esta plaza, la cual acepté con mucho gusto, pues aparte de agradarme mi trabajo, ocupaba el dinero, pues bajamos de la sierra con solo lo que vestíamos. Ahora estoy muy cómodo en este lugar, donde me han atendido muy bien”, expresó el docente.

Para llegar a este sitio rodeado de pinos, cómodas casas construidas de madera, donde los habitantes se dedican a la agricultura y ganadería, los padres de familia se turnan por mes para acudir por él a Mazatlán. Recorren nueve horas en auto hasta el lugar conocido como El Cerro Pelón y de ahí son cuatro horas a caballo hasta el pueblo, lo que implica un recorrido de 13 horas.

El hospedaje de igual manera es mes por mes en cada vivienda. Los padres corren con la alimentación, todo con tal de que sus hijos salgan adelante, pues el llevar al maestro hasta este lugar implica una gran inversión económica, de al menos 4 mil pesos por mes.

Indicó que esta pequeña localidad de 21 viviendas se encuentra en los linderos de ambos estados. Hasta hace poco se determinó que pertenece al municipio de Concordia, pero su acceso es por Durango, es por ello que se invierte mucho tiempo.

“Espero que no vaya a suceder lo mismo con este pueblo como sucedió con los de la zona serrana de San Ignacio”, puntualizó. 

En esta nota:
  • Inseguridad en zona serrana
  • Huyen de la sierra
  • Trabajadores Conafe