Mazatlán

Así viven los niños y familias en la sierra del sur de Sinaloa

“Aquí los niños son libres” fue la expresión de una madre de familia que ha vivido en la comunidad de El Camarón, Escuinapa

Por  Mari­a Elena Ibarra

1/2
Desayuno con tortillas hechas a mano con nixtamal puro(Foto: María Ibarra/ Debate)

Desayuno con tortillas hechas a mano con nixtamal puro | Foto: María Ibarra/ Debate

Desayuno con tortillas hechas a mano con nixtamal puro(Foto: María Ibarra/ Debate)

Desayuno con tortillas hechas a mano con nixtamal puro | Foto: María Ibarra/ Debate

Sinaloa.- Las pequeñas casas de lodo y láminas de cartón que en su mayoría son habitadas por familias de escasos recursos, disfrutan de la paz y tranquilidad que brinda vivir alejados de la zona urbana, en donde sus pequeños hijos pueden jugar y disfrutar de la naturaleza que les ofrece las extensas montañas que les rodean, bajo un extenso cielo azul.

La pequeña comunidad de El Camarón está enclavada entre la sierra escuinapense, a 17 kilómetros de la cabecera municipal de Escuinapa, Sinaloa, actualmente es habitada por siete familias, que viven de la agricultura y las labores del campo.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Trinidad Castañeda Galindo, comisaria de El Camarón expresó que toda su vida la ha vivido en este pequeño poblado de Escuinapa a lado de su madre y sus hermanas, ya que aman las maravillas que este lugar les ofrece.

Yo nací en la sierra de Escuinapa, he vivido toda mi vida aquí y amamos este lugar por sus bellezas naturales que nos ofrece, al igual que su tranquilidad, aquí nuestros hijos son libres”, expresó Castañeda Galindo.    

Andrea Angélica Castañeda Galindo, relató que un día en El Camarón es ver a las mujeres levantadas desde las 5:00 horas, atizando la hornilla para preparar el desayuno que consta de tortillas hechas a mano, con nixtamal puro que son cosechados en los campos de su comunidad, frijoles y un café de olla calientito, para que los hombres del pueblo salgan a trabajar en las labores del campo y la ganadería.

Leer más: El Roble, un pueblo en Sinaloa que añora los años de bonanza

Desayuno con tortillas hechas a mano de nixtamal puro | Foto: María Ibarra/ Debate

“Nosotros tenemos estufa, pero preferimos cocinar en las orillas, la comida agarra un mejor sabor cuando la cocinamos con leña, aquí nos levantamos desde las 5:00 de la mañana para hacer el desayuno y que nuestros esposos se vayan al campo a trabajar”, expresó Andrea.

Petra Castañeda Galindo, comentó que en Escuinapa las tortillas de harina, empanadas y pan  artesanal que ellas elaboran son muy solicitadas, lo que les ha permitido buscar el sustento para sus familias.

Si alguna persona desea comprar sus productos hechos 100 por ciento de manera artesanal, en fogones y en hornos pueden marcar al siguiente número telefónico 695 1 13 35 50, en donde podrán contactarla y hacer sus pedidos.      

La comisaría añadió que el vivir alejados de la zona urbana también ha sido difícil, ya que tienen que sortear el no tener una unidad de salud en su comunidad y eso ha costado la vida de algunas personas, en su caso el haber perdido a una de sus ocho hijos, cuando tenía un año de edad, por la picadura un alacrán, murió en el traslado cuando iban en busca de atención médica.

Leer más: Resienten las bajas temperaturas habitantes de El Camarón, Escuinapa

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo