Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Así vivieron los mazatlecos el juego de la selección mexicana

MAZATLÁN

Así vivieron los mazatlecos el juego de la selección mexicana

Mazatlán.- En un país sediento de unión social, el deporte llega con un rayo de luz que cobija, aunque de manera momentánea, la alianza de todo un pueblo.

Para no quedarse fuera de una reacción nacional, por segunda ocasión en menos de cinco días, el pueblo mazatleco abandonó por un par de horas sus labores cotidianas para ponerse la verde y con sus gritos alentar a la selección nacional de futbol, que ayer igualó a cero con el selectivo de Brasil.

Instituciones de gobierno y comercios trabajaron de manera habitual pero impregnadas por la euforia futbolera.

Los bares fueron los más exigidos por la gran afluencia de aficionados.

Bares. Enfundados en la verde y bañados en confianza, cientos de porteños abarrotaron los bares del municipio para ver el cotejo. Desde la primera atajada de Ochoa, hasta el último disparo de Raúl Jiménez, los mazatlecos estuvieron con la exaltación al tope, misma que casi termina en el desmayo de algunos y en la locura de otros.

En 90 minutos que parecían eternos, los asistentes a los bares dejaban ver su florido lenguaje, la mayoría reprochando las fallas de los aztecas y otros, aunque detrás de la pantalla, buscaban intimidar la técnica y habilidad del rival.

Cuando el hombre de negro pitó el final, seguidores, meseros, garroteros y hasta cocineros exhalaron un suspiro de descanso para tomar aire y gritar "¡portero, portero!", grito que este día será plasmado en todos los rotativos, mismos que pondrán a un jugador como héroe nacional, solo por mantener con vida a un equipo verde que es capaz de poner en el colapso a un pueblo entero.

Calles desiertas. El juego entre México y Brasil provocó que el malecón y principales avenidas de la ciudad quedaran casi desiertas, ya que niños, jóvenes y adultos dispusieron todo para ver el partido.

En un recorrido por la Central Camionera, las pantallas de la sala de espera estaban rodeadas por decenas de personas que, con maletas en brazo, no perdían detalle del juego e incluso una pareja que viajaba a Chihuahua estuvo a punto de perder el autobús por estar más pendiente de que Memo Ochoa le tapará los balones a los brasileños que de su autobús.

En las oficinas de la Unidad Administrativa, ya eran pocas las personas que acudieron a realizar trámites y los que se encontraban buscaron por los pasillos una televisión para seguir el juego.

<iframe src="//www.facebook.com/plugins/likebox.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Fdebate.de.mazatlan%3Ffref%3Dts&amp;width&amp;height=258&amp;colorscheme=light&amp;show_faces=true&amp;header=false&amp;stream=false&amp;show_border=false" scrolling="no" frameborder="0" style="border:none; overflow:hidden; height:258px;" allowTransparency="true"></iframe>

<iframe allowtransparency="true" frameborder="0" scrolling="no" src="//platform.twitter.com/widgets/follow_button.html?screen_name=DBT_Mazatlan"

style="width:300px; height:20px;"></iframe>