Mazatlán

Coepriss encala zona contaminada en escuela en Mazatlán

La  autoridad sanitaria urge a la Jumapam atienda desbordamiento de aguas negras en el patio del plantel; la primaria atiende 260 alumnos, padres temen por salud de los niños 

Por  Blanca Regalado

La brigada sanitaria actúa ante emergencia en la escuela.(Jorge Osuna)

La brigada sanitaria actúa ante emergencia en la escuela. | Jorge Osuna

Mazatlán, Sinaloa.- Ante el brote de aguas negras en la primaria José Cayetano Valadés, la Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios de Sinaloa (Coepriss), realizó un operativo sanitario y estableció los protocolos de protección para la salud de los alumnos y vecinos de los alrededores.

El coordinador regional de Coepriss, Miguel Ángel García Gómez, arribó ayer al plantel con una brigada de verificadores sanitarios, que luego de evaluar los riesgos, procedieron al encalamiento de los lodos para atacar las bacterias de la tierra contaminada por las aguas negras.

Añadió que no hay condiciones para que ingresen los niños al plantel, ya que es un foco de infección.

Indicó a los padres de familia y al director Víctor Manuel López, que hasta que se resuelva el problema se podrá trabajar ahí.

Los padres de familia se mostraron molestos y decepcionados por la falta de respuesta de la Junta de Municipal de Agua Potable y el Ayuntamiento de Mazatlán. El lunes por la tarde, tras la protesta de padres, acudió personal con una máquina, pero no hicieron nada para detener el flujo de aguas negras desde las alcantarillas.

Solución

El titular de Coepriss, Jorge Alan Urbina Vidales, solicitó a la Junta Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de Mazatlán (Jumapam) que resuelva el problema a la brevedad. Mientras tanto, la cuadrilla sanitaria equipada para realizar encalamiento trabaja en el plantel.

Asimismo, los brigadistas sanitarios distribuyen trípticos y pegaron carteles en la escuela sobre lavado de manos, así como fluoración del agua y prevención de Enfermedades Diarreicas Agudas (EDAS). A un lado está el kínder Anabella, y padres temen por salud de los niños.