Mazatlán

DIF de Escuinapa busca reactivar las cocinas comunitarias

Algunos de los espacios de apoyo fueron cerrados por los recortes presupuestales del gobierno federal

Por  Mari­a Ibarra

DIF de Escuinapa busca reactivar las cocinas comunitarias(EL DEBATE)

DIF de Escuinapa busca reactivar las cocinas comunitarias | EL DEBATE

Escuinapa.- El Sistema DIF Municipal analiza la posibilidad de abrir los espacios de alimentación que fueron clausurados con la llegada del Gobierno Federal, que decidió retirar el presupuesto asignado para este programa social que tenía como finalidad mejorar la alimentación de los mexicanos.

Al inicio de la administración de Andrés Manuel López Obrador se anunció el cierre de los espacios de alimentación de Teacapán, dos de Pueblo Nuevo y Palmillas, ya que eran subsidiados con recursos del Gobierno Federal a través de Sedesol.

Liliana Canizales de Soto, presidenta del Sistema DIF Municipal, informó que permanecen en análisis los cuatro espacios que fueron cerrados, ya que hay la posibilidad de reubicarlos.

“Nos acaba de dar la noticia mi esposo (Emmett Soto, alcalde) que esos espacios que fueron cerrados, de alguna manera hay que rescatarlos, porque sí vemos que en las comunidades existe una gran necesidad en alimentación”, expresó la presidenta del DIF Municipal.

Foto: EL DEBATE

El compromiso

Comentó que buscarán  que en la comunidad  donde sean abiertos estos espacios, sus habitantes adquieran el compromiso de realizar una buena administración, que estén pendientes de que se elaboren alimentos nutritivos y saludables.

Mencionó que hay espacios que presentaban problemas en su administración. Es el caso del comedor comunitario de Palmillas, donde sus encargadas registraron conflictos internos que mermaron su buen funcionamiento.

Canizales de Soto dijo que otro factor que será tomado en cuenta es que la comunidad que sea seleccionada carezca del apoyo de despensas que otorga DIF.

El cambio

Hasta el cierre del 2017, en Sinaloa se habían abierto 64 comedores comunitarios que eran financiados con un programa compartido entre el Estado y la Secretaría de Desarrollo Social Federal. 

Tan solo 32 se pusieron en operación simultánea a mediados del 2017, como parte de un programa integral de atención a las comunidades más desprotegidas y el mejoramiento de los índices de desnutrición en la población.

El programa fue recortado a principios del 2019.