Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Da a otro ser humano la posibilidad de volver a tocar

MAZATLÁN

Mazatlán, Sinaloa.- Dar a otro ser humano la posibilidad de volver a tocar, abrir, poner y sencillamente volver a ser independiente es una satisfacción enorme.

Así lo describe el doctor Martín Iglesias Flores, jefe de cirugía plástica del Instituto Nacional de Nutrición en el Distrito Federal, el primero a nivel América Latina, en lograr implantar ambos brazos a un hombre con resultados positivos.

A un año del logro, habló del tema con EL DEBATE.

¿Cuánto hace que vio la posibilidad de hacer transplantes de miembros superiores?

Fue en el 2006 cuando se consideró el hacer un equipo multidisciplinario para realizar el transplante de tejidos compuestos.

Antes de hacer cirugías se tuvo que empezar a hacer solicitudes para que los familiares de personas diagnosticadas con muerte cerebral donaran sus brazos.

No fue sencillo, pero luego de un tiempo se consiguieron seis donadores. Cuatro de ellos fueron para investigación y dos más para pacientes.

¿Fue fácil encontrar donadores?

La cultura de donación es un tema difícil en México y en toda Latinoamérica. Cuando se empezó con el proyecto de impulsar la donación de miembros superiores el Cenatra (Centro Nacional de Transplantes) no creía en esto.

Pocos saben de la donación de las extremidades superiores, además de los órganos se pueden donar para la cara, huesos y piel que pueden servir a otras personas.

¿Qué fue para usted transplantar los brazos a una persona?

Fue dar la posibilidad de que abriera una lata, transplantar unos brazos fue dar a otro, el ser independiente, alejarlo de la discriminación y la exclusión social.

¿Cuándo se hizo el transplante?

Luego de evaluar a un número de solicitantes que estaban en lista de espera, se determinó que, un paciente de 51 años que un año atrás había tenido amputación bilateral de antebrazos por quemadura de alta tensión, era el candidato adecuado para el transplante, ya que está bien sicológica y emocionalmente para este procedimiento.

Fue en junio de 2012 cuando el beneficiario se sometió a una cirugía de 17 horas con resultados positivos.

El donador fue una persona de 34 años con diagnóstico de muerte cerebral.

¿El transplantado tiene una movilidad normal en sus brazos?

No, no tiene una movilidad normal, pero tiene la suficiente para ser independiente. Antes era dependiente de que alguien le subiera los pantalones, que le abrieran la puerta... cosas de ese tipo. Ahora el paciente es independiente viaja solo, se transporta solo, se prepara comida solo. Sigue en rehabilitación.

¿Cuándo se hará otro transplante?

Hay una lista de espera grande y son pocos los donadores, además que se tienen que encontrar al solicitante adecuado.

Twitter: @DBT_Mazatlan

Facebook: El Debate Mazatlán