Mazatlán

Don Juan el globero de Santa Fe que se convierte en héroe al rescatar a 3 niños de un incendio en Mazatlán

Se siente muy orgulloso de haber podido rescatar a tres menores de un domicilio en llamas

Por  Víctor Hugo Torres Delgado

1/3
Don Juan Mendiola Galván(Foto: Víctor Torres/ Debate)

Don Juan Mendiola Galván | Foto: Víctor Torres/ Debate

Iniciará un tratamiento con células madres para poder regenerar el tejido en ambas manos(Foto: Víctor Torres/ Debate)

Iniciará un tratamiento con células madres para poder regenerar el tejido en ambas manos | Foto: Víctor Torres/ Debate

De oficio globero(Foto: Víctor Torres/ Debate)

De oficio globero | Foto: Víctor Torres/ Debate

Mazatlán.- De origen guajuatense pero mazatleco por adopción desde que tenía 13 años, Don Juan Mendiola Galván de 58 años de edad, de oficio globero, una profesión ya casi extinta por la modernidad de los niños ahora en día, es la persona que el pasado día viernes 13 de noviembre siendo aproximadamente las 15:30 horas se convirtió en un heróe al rescatar a tres menores de edad del interior de un domicilio ubicado sobre la calle San Marcos entre San Miguel y Del Mar cerca del cárcamo de la Jumapam en el Fraccionamiento Santa Fe ubicado al sur de Mazatlán, Sinaloa.

Don Juan, menciona que ese día que ocurrieron los hechos el iba a realizar como todos los días su trabajo de vendedor de globos y diversos juguetes artesanales que el mismo elabora y vende en la zona de La Puntilla, pero algo en su interior hizo que no acudiera, así que prefirió quedarse en casa y sentarse frente a la misma en un lugar que jamás lo había hecho como en ese día.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

“Fue algo inesperado un día viernes 13 que ahora jamás se me va a olvidar, yo estaba sentado en un lugar que nunca me siento y de pronto ví que salía humo de una casa y yo pensé que era la mía, y le digo a la vecina se está quemando mi casa y salí corriendo y al llegar veo que no era y ví que era a tres casas con la vecina y ví que estaba ardiendo adentro y yo grité tres veces que se estaba quemando la casa, y en eso que viene la mamá de los niños que estaba en mi casa con mi esposa y ella me dice mis hijos están adentro”, narra con los ojos entre llorosos Mendiola Galván al recordar esos momentos.

Don Juan, el ahora convertido en heróe, comenta que nunca la pensó en realizar ese tipo de acción ya que eran tres los niños que estaban dentro del domicilio, que si la hubiera pensado no hubiera realizado tan valiosa labor, que el sólo pensó en el valor de las vidas de los niños sin pensar que también ponía en riesgo la suya.

“Ingresé a la casa y lo primero que recuerdo de ese momento es que ví la sala que se estaba quemando y estaba muy fuerte el fuego, y la vecina gritaba salveme a mis hijos y fue cuando decidí a entrar por ellos, en ese momento no lo piensas y vas para dentro, porque si lo piensas te arrepientes y pues no te animas, lo primero que se me vino a la mente es el pensar que los niños estaban quemados pero ya cuando me metí y estaba el fuego y ví que los niños estaban encerrados en una recamara y la lumbre todavía no llegaba a ese cuarto, todo estaba lleno de humo y el unicel que recubre los techos chorreaba, había fuego de arriba y abajo, sentí un alivio al ver que ellos se encontraban en esa recamara y salí por una cubeta de agua para poder apagar el fuego y controlarlo y ya entramos por ellos a la habitación y estaban a salvo”, con gran satisfacción comenta Don Juan Mendiola.

Dice sentirse muy orgulloso de lo que hizo, que jamás se arrepentirá de eso al contrario de no haberlo hecho y saber que en el interior de la vivienda se encontraban tres niños que tal vez pudieron haber muerto calcinados por no haber hecho nada eso sí hubiera sido peor y no hubiera podido descansar en su conciencia, no culpa a nadie de lo ocurrido en la vivienda ni mucho menos por las quemaduras que sufrió en sus manos y oídos, que su vida dio un giro de trescientos sesenta grados y que todo lo que ocurrió fue gracias a Dios, del que se dice ser ferviente seguidor.

“Esto fue gracias a Dios, a mí no me deben nada, ya que todo lo que sucede en la vida es gracias a él, ya que si él no hubiera querido no estariamos ahí o tal vez él nos puso en el momento, nos pusó ahí para que nosotros hicieramos esto, ya que gracias a él me toco salvarlos y me tocó que yo también me salvará para poder estar aquí y poder contarlo”, mencionó Mendiola Galván.

Ante esta situación por la que ha estado pasando no ha podido acudir a vender sus globos, lagartijas y demás que elabora desde hace muchos años de manera artesanal y que pues ofrece a la venta en la zona de La Puntilla y su situación económica no ha estado del todo bien.

“El Químico me ofreció un trabajo pero no he podido ir, pero si acudiré a pedirle una audiencia para ver de que se trata, la gente ha venido hasta aquí mi casa que es su casa con sus muestras de apoyo y con palabras de aliento y agradecimiento por lo que realicé, me han traido dinero a regalar todo tipo de personas desde empresarios, comerciantes y gente normal, en verdad si me ha servido, en cuestión de los medicamentos es el DIF que ha estado al pendiente de eso, en cuanto se me van a terminar mi esposa les marca y luego vienen a traermelo, no me han dejado de la mano” informó Don Juan.

El día jueves gracias al Patronato del Hospital General iniciará un tratamiento con células madres para poder regenerar el tejido en ambas manos a más de 20 días van poco a poco sanando, comenta además de que le han dicho que gracias a que tiene buena cicatrización ha ido mejorando satisfactoriamente.

Por último Don Juan Mendiola Galván el globero ahora convertido en heróe quiere agradecer a cada una de las personas que lo ayudaron.

“Quiero darle las gracias a cada una de las personas que sin conocerme acudieron a visitarme en el Hospital, que me pedían que me tomará fotos con ellos, a todos los quienes con una oración o pensamiento pidieron por mí y mi recuperación a todos gracias, así como también a quienes no pudieron hacerlo pero tuvieron la intención de verdad me siento muy agradecido con los que acudieron hasta mi casa preguntando donde vivía y me apoyaron con algo, sólo quiero decirles por último que estaré siempre agradecidos con ellos y con Dios quien fué quien me puso en este camino y por quién debemos creer y apoyarnos entre nosotros”, finalizó el heróe de Santa Fe.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo