Mazatlán

El Covid-19 arrebata la vida a empleado de la salud en Escuinapa

El jefe de mantenimiento del hospital general murió la madrugada de ayer por complicaciones de Covid-19

Por  Mari­a Ibarra

El Covid-19 arrebata la vida a empleado de la salud en Escuinapa(Foto: EL DEBATE)

El Covid-19 arrebata la vida a empleado de la salud en Escuinapa | Foto: EL DEBATE

Escuinapa.- El personal del hospital general de Escuinapa llora el fallecimiento de “Juanito”, quien se desempeñaba desde hace varias décadas como jefe de mantenimiento de este nosocomio, donde fue contagiado de Covid-19 y tras una larga batalla terminó perdiendo la vida contra esta terrible enfermedad que mantiene en la zozobra al mundo entero y que ha causado la muerte de miles de personas. 

La terrible noticia se dio desde las primeras horas de ayer.  Juan Carlos Olivo Flores, jefe de mantenimiento del hospital general de Escuinapa, murió durante la madrugada, por complicaciones de Covid-19. 

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

El último adiós

Juanito, como lo llamaban sus compañeros en el nosocomio,  permaneció por más de un mes luchando contra el virus, pero su cuerpo no resistió más al virus y su último aliento de vida fue la madrugada del lunes 3 de agosto. El cuerpo de Juanito fue trasladado desde el puerto de Mazatlán. 

Su féretro, de color neutro y sobrio, arribó a la explanada del hospital general de Escuinapa, donde lo esperaban sus compañeros de trabajo, con los que convivió por más de 25 años

Su sonrisa, su espíritu bondadoso y solidario fue recordado y reconocido por los trabajadores, quienes resaltaron su nobleza y buen corazón, al siempre brindarles acciones positivas en sus jornadas laborales.

Última noticias locales en los siguientes enlaces:

Noticias Mazatlán, Noticias Sinaloa 

El homenaje

El personal del hospital general de Escuinapa está de luto, llora la muerte de Juanito Olivo, quien nos ha dejado muchas enseñanzas por su noble corazón, es un elemento valioso el que hemos perdido, a lo largo de este camino nos regala la presencia de un ser irrepetible con el que nosotros tuvimos la suerte de convivir, una persona que con su sola presencia irradiaba mucha luz y tanta paz al que mantendremos vivo en nuestro recuerdos”, expresó con profundo sentimiento uno de sus compañeros. 

Con sus rostros tristes y en algunos con lágrimas que caían sobre su rostro ofrecieron un minuto de aplausos a Juan en su última morada y en su estancia de cuerpo presente en este nosocomio.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo