Mazatlán

El Covid-19 le robó su trabajo a Doña María, quien se dedica a la elaboración de piñatas en Mazatlán

María del Socorro siente amor por su trabajo y se muestra orgullosa de enseñar cada detalle de sus manualidades

Por  Carmen Paredes

El Covid-19 robó las ilusiones de Doña María, quien se dedica a la elaboración de piñatas en Mazatlán(Foto: Sergio Pérez/EL DEBATE)

El Covid-19 robó las ilusiones de Doña María, quien se dedica a la elaboración de piñatas en Mazatlán | Foto: Sergio Pérez/EL DEBATE

Mazatlán, Sinaloa.- Por más de 40 años, María del Socorro Rendón Lizárraga se ha dedicado a la elaboración de piñatas, pero no contaba con que una pandemia le arrebatara el trabajo de este 2020.

María del Socorro se ubica en la colonia Centro, de Mazatlán. Ahora atiende a las personas con su cubrebocas puesto, pues ya es parte de la nueva normalidad.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

El Rincón de las Mil Piñatas es el negocio de Rendón Lizárraga. Desde su adolescencia aprendió a elaborar las piñatas y de eso ha mantenido a su familia.

Actualmente solo vende piñatas pequeñas para las familias que no pueden hacer fiestas.

Las piñatas que se quedaron sin vender. Foto: Sergio Pérez/EL DEBATE

La historia

A sus 65 años, María aseguró no haber visto ninguna pandemia que tuviera tanto poder y ocasionara miles de muertes en el mundo.

En el año de 1974, decidió inaugurar en su propia casa el negocio del reparto y venta de estos artículos atractivos, de diferentes figuras y colores.

En esos años, solo  había una pareja de Aguacaliente de Gárate, que era la competencia de Rendón. María del socorro tiene dos trabajos, el ser ama de casa y diseñadora de las piñatas.

Al llegar a su domicilio, se observa a Socorro que lava la ropa y atiende los quehaceres del hogar.

La comerciante recordó que en el año 2009, la influenza llegó a México, después a Sinaloa, y tuvieron que cerrar las escuelas. Se quedó con las piñatas hechas pues se acercaba el Día del Niño, uno de las festividades más importantes.

Explicó que en el 2009, todos los pedidos que tenía para las escuela de  Mazatlán fueron cancelados por la influenza H1N1.

No me esperaba una enfermedad más seria y grave como la del Covid, ahora sí en todo este año no voy a vender. Es preocupante porque mucha gente ha perdido su empleo, dijo Rendón Lizárraga.

Amor a su trabajo

María del socorro expresó amor por su trabajo, se mostró orgullosa de enseñar cada detalle de sus manualidades.

La diseñadora comentó que es satisfactorio hacer felices a los niños y cientos de familias que llegan por una piñata, pues la compra de este artículo se realiza cuando se tiene una festividad importante.

El Día del Niño, Día de las Madres, cumpleaños y hasta en posadas adquieren los artículos que ofrece María.

No hay esperanzas

María del Socorro se quedó sin esperanzas de  vender sus productos este año. Ella creía que la pandemia terminaría en el mes de junio o julio, pero se alargó.

Aunque teme por el virus del Covid-19, abre sus puertas todos los días. Aseguró que lo poco que venda es bueno, pues entre la contingencia y el aumento de competencia, sus ventas han disminuido hasta el 50 por ciento.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo