Mazatlán

El amor es más fuerte que la muerte: Obispo

Durante la misa de resurrección, el Obispo destaca que Cristo es una muestra que luego de la muerte hay vida

Por  Blanca Regalado

Obispo de la Diócesis de Mazatlán, Mario Espinosa Contreras.(Víctor Hugo Olivas)

Obispo de la Diócesis de Mazatlán, Mario Espinosa Contreras. | Víctor Hugo Olivas

Mazatlán, Sinaloa.- El amor es más fuerte que  la  muerte. No hay amor inútil, aseveró el obispo de la Diócesis de Mazatlán, Mario Espinosa Contreras, durante la celebración de la eucaristía del domingo de resurrección. 

Ante cientos de asistentes,  explicó que  Cristo resucitado da una muestra que después de la muerte hay vida.

El llamado

Invitó a los ciudadanos a ser muy solidarios, a no ser indolentes de lo que pasa a su alrededor. En tiempos difíciles y de inseguridad,  pidió luchar juntos por la paz.

Así como Jesús resucitado le dijo a sus discípulos, “La paz sea con ustedes, no tengan miedo”, y abrieron las puertas, el prelado expuso que quisiera poder hacer lo mismo y acabar con la desolación y temor que han generado la inseguridad en algunas zonas del país.  Pero juntos, pueblo y gobierno, se puede trabajar por la paz, apuntó el prelado.

Fiesta

El Domingo de Resurrección o de Pascua es la fiesta más importante para todos los católicos, ya que con la resurrección de Jesús es cuando adquiere sentido la religión. 

Durante la misa, se recuerda de una manera especial esta gran alegría. 
Desde la noche del sábado, el obispo presidió la celebración  la Vigilia Pascual y bendijo el agua y la luz. El encendido del fuego nuevo marca el inicio del año litúrgico.

Oración

Luego de la homilía, Espinosa Contreras hizo oración por los asistentes, por los turistas que siguen descansando en Mazatlán y por los que se van, para que lleguen con bien a sus destinos. También  agradeció los beneficios que dejan a todos los sectores y los ciudadanos.

“Entre más turismo viene a Mazatlán, se mantienen activa la economía. De ahí la importancia de dar un buen trato al turismo. Dar atención de calidad, calidez, y sobre todo, no abusar (en los precios)”, finalizó.