Mazatlán

El campo y el esfuerzo le proveen el sustento diario

Don Gerardo González es uno de los personajes más populares de El Rosario debido a sus ricos productos

Por  Pedro Quintero

Gerardo González, siempre sonriente.(Pedro Quintero)

Gerardo González, siempre sonriente. | Pedro Quintero

Rosario.-  Una sonrisa agradable, muchos años en el negocio, así como deliciosos productos del campo que se dan en la región, son las piezas clave para que don Gerardo sea muy conocido en el municipio de Rosario y cuente con muchos clientes.

“Soy Gerardo González, del meritito Aguacaliente Los Panales, así póngale ahí donde escriba esto”, respondió el simpático señor cuando se le preguntó su nombre.

Don Gerardo es una persona muy trabajadora. Tiene 80 años, es viudo y vive solo en la comunidad de Aguacaliente de Los Panales, localidad ubicada aproximadamente a 3 kilómetros de la comunidad de Las Habitas, perteneciente al municipio de Rosario.  

A pesar de su edad, dice que tiene fuerza suficiente para seguir trabajando por su cuenta, como toda la vida lo ha hecho. El lugar  donde ofrece sus productos es en la esquina donde se juntan las calles General Dammy y José María Morelos.

De todo un poco

Para este señor de la tercera edad, tener flojera no es algo que esté permitido, pues dice que a diario hay cosas qué hacer y a diario se tiene que llevar el alimento a la boca. Vende de todo un poco, por lo regular productos de temporada, como mango, ciruela, jamaica, guamúchiles, tamarindo y también su pulpa, arrayanes, nanchis, limones, chiles y muchas cosas más.

Algunos de sus productos   los consigue en su comunidad; otros, él mismo los tiene, y si no, trata de comprarlos por mayoreo para venderlos por bolsitas y así ganarse unos pesos.
Reconoce que no todo el tiempo le va bien, pues hay ocasiones que no vende, pero otras veces vende muy bien.

Yo soy ‘ansina’, si vendo una bolsita, le doy gracias a Dios porque vendí aunque sea algo. Y si vendo mucho, igualmente le doy gracias a Dios. Soy conforme con lo que me dé.

Una travesía diaria

Señala que por las mañanas agarra sus cubetas y sale a pie de su comunidad  rumbo a Las Habitas, para  esperar un raite o una auriga que viene de Matatán y pasan por Las Habitas.