Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

El charro mazatleco

MAZATLÁN

El charro mazatleco

El charro mazatleco

El charro mazatleco

Mazatlán, Sinaloa.- Desde hace tres meses José Manuel Sánchez camina por las calles del puerto mostrando lo que desde niño aprendió, hacer floreo con una soga.

Vestido con un pantalón de mezclilla raído y unas botas igual de gastadas, José Manuel camina por las calles con un sombrero de charro y una soga que desenreda cuando observa en la plazuela un grupo de turistas.

Es una escena poco común en Mazatlán ver a un hombre haciendo floreo, locales y turistas que lo observan ya sea por la Plazuela Machado o por Olas Altas se detienen a observarlo, le aplauden y dan una propina por el esfuerzo realizado pues están conscientes que hacer esas suertes requieren de dedicación y esfuerzo.

La familia. José Manuel llegó hace dos años al municipio, pero hace apenas tres meses se animó a probar suerte en las calles del puerto, con los turistas que siempre que lo ven hacer floreo, lo gratifican.

Nacido en Guadalajara, José Manuel recuerda que a los cuatro años cuando su padre enseñaba las artes de la charrería a los hijos de un empresario de la "Perla tapatía", el observaba a lo lejos y en poco tiempo aprendió a jugar con la reata y años más tarde a dominar todas las suertes del floreo.

Eso lo llevó a formar parte de concursos nacionales de charrería, donde, dice, logró lugares destacados.

Cuenta que ese conocimiento, provocó que Vicente Fernández lo invitará a enseñar a sus tres hijos, aún cuando es menor que ellos.

De hablar fluido y conocedor de las técnicas de la charrería, indica que si llegó a Mazatlán, fue porque se enamoró de una mujer con quien se vino a establecer al poblado de El Quelite, donde trabajó por un tiempo en los restaurantes del lugar.

Sin embargo, al quedarse sin trabajo en el poblado, decidió venir al puerto y probar suerte.

No es fácil. José Manuel precisa que abrirse camino aquí, en las calles no ha sido fácil, pero insiste ya que no quiere alejarse de su familia.

Menciona que desde que llegó algunos meseros, dueños de restaurantes en el Centro histórico, y hasta guías de turistas han bloqueado que haga floreo, o que visitantes den propinas.

Pero seguirá, dice, porque aquí hacer suertes con la soga, es un espectáculo diferente que causa interés en las personas.

Twitter: @DBT_Mazatlan

Facebook: El Debate Mazatlán