Mazatlán

El día en que volvió a nacer

MUNDIAL DE BEISBOL
Avatar del

Por: Raúl Brito

1/2
El día en que volvió a nacer

El día en que volvió a nacer

El día en que volvió a nacer

El día en que volvió a nacer

Mazatlán, Sinaloa.- Apenas había terminado el juego entre Alemania y Japón cuando, de pronto, se escuchó el estruendo y el recinto estalló en una verdadera locura. De la algarabía se pasó súbitamente al azoro, al temor, a la histeria...

Un camarógrafo de AyM Sports, cuyo equipo se encuentra desde el jueves en Mazatlán para la transmisión del Campeonato Mundial de Beisbol Sub-15, "pendió de un hilo" por varios minutos...hasta que fue literalmente salvado por un grupo de personas que, en medio del pánico, amortiguó su caída...y el posible golpazo de impredecibles consecuencias.

De complexión robusta, el reportero –originario del Distrito Federal e identificado como Manolo Blancas Hernández– luchó por su vida unos 12 minutos en una angustiosa y dramática escena.

Al dar un mal paso cuando se encontraba sobre la parte superior central del vetusto estadio Teodoro Mariscal, donde se ubica la caseta de grabación, la techumbre se desmoronó y el enviado especial de la cadena nacional de televisión quedó sostenido de una viga de acero.

Tres de sus compañeros lucharon arduamente para evitar que se fuera al "precipicio" y el colapso fuera menos doloroso.

"¡Agárrenlo, agárrenlo!", gritaban unos, desesperados, presos del nerviosismo. "¡Corran, corran, no se quiten, agárrenlo!", decían otros que, al mismo tiempo, buscaban con denuedo a paramédicos, al personal de seguridad, a organizadores, a elementos de Seguridad Pública, que llegaron en cuestión de segundos.

Frente a un inminente desprendimiento, Blancas hacía gala de pericia, resistencia y fuerza para mantenerse en vilo en tanto abajo –entre los que se aprestaban a socorrerlo– cundía la histeria y la excitación.

El día en que volvió a nacer. Hacía apenas dos minutos que había concluido el choque entre nipones y teutones y no terminaba el festejo de los orientales por su victoria siete carreras a cinco cuando el "desmoronamiento" de Blancas cimbró a propios e, incluso a extraños, que, al pasar por la sede mundialista y escuchar el vocerío, no dudaron en acercarse...y estorbar.

No es la primera ocasión que personal AyM Sports viene al puerto. Ya lo ha hecho en otras para narrar vivencias y captar imágenes de la invernal Mex-Pac, pero es la primera que experimenta un incidente de esta naturaleza.

De hecho –dicen los enterados–, es la primera vez que sucede una eventualidad similar en la casa oficial de Venados de Mazatlán, una de las dos sedes –la otra es el Centro Deportivo Benito Juárez– de la competición internacional inaugurada en el mismo Mariscal un día antes.

El accidente pone al desnudo la imperiosa necesidad de un nuevo estadio que, pese a múltiples promesas de un lado y otro, sigue sin llegar, habida cuenta de las ya obsoletas condiciones en que se encuentra y que, como ayer, a punto estuvo de derivar en una tragedia que opacaría la fiesta.

En esta nota:
  • Mazatlán
  • Caida
  • reportero
  • mundial.