Mazatlán

El saqueo casi acaba con el panteón español de Rosario

Por décadas, algunas tumbas fueron profanadas por saqueadores que buscaban tesoros, joyas o piezas artísticas que podían vender en otros municipios

Por  Pedro Quintero

El saqueo casi acaba con el panteón español de Rosario(Foto: EL DEBATE)

El saqueo casi acaba con el panteón español de Rosario | Foto: EL DEBATE

Rosario.- Aunque es muy importante la difusión de la historia por medio de la narración, redes sociales o medios de comunicación, también es de suma importancia que se cuiden las construcciones antiguas, pues son una parte fundamental del legado artístico y de nuestro patrimonio cultural, comentó el cronista oficial de la ciudad, Leopoldo H. Bouttier.

El siglo pasado, el panteón conocido como español, obra que los rosarenses presumimos, sufrió grandes daños ocasionados por el paso del tiempo, el clima, pero, sobre todo, por los saqueos que se dieron a gran escala; incluso, el cronista asegura que se supo de la intención de derribarlo para construir un estacionamiento de una alianza de camiones.

¡Ya estás suscrito a las alertas de noticias!

Ahora puedes configurar las notificaciones desde la campana

Buscan joyas

El historiador comenta cómo por años este panteón fue saqueado debido a la creencia de que los que estaban sepultados ahí los enterraban con joyas y objetos de valor, “los que saquearon no estaban tan lejos de la realidad, porque la mayoría de la gente que fue sepultada ahí era muy rica. Muchos fueron enterrados con anillos, medallas, con armas y algunos, que eran militares, con sables”

Bouttier comenta que la profanación de tumbas se dio por muchos años durante el siglo pasado ante la apatía de la gente por conservar la memoria histórica de la ciudad; incluso, también se robaron muchas placas de mármol blanco de Carrara, material fino que era utilizado en estas tumbas con estilo europeo.

Los saqueadores, según relata el cronista, llevaban estas placas a vender a Mazatlán en negocios que trabajan ese material.

Mientras que otros se llevaban ladrillos para usarlos en sus construcciones. Dijo que todos estos daños vinieron a reducir de forma considerable el número de tumbas.

Los guardias

También las bardas del panteón en algunas partes estaban caídas, además, se supo a mediados de los noventa que lo querían demoler para construir un estacionamiento para una alianza de camioneros.

Todo lo anterior hizo que un grupo de ciudadanos rosarenses se organizara para defender este  monumento histórico, el cual consideraban de suma importancia debido a su historia, belleza arquitectónica y las personalidades que se encuentran descansando en este lugar.

Ahora, el cronista advierte que aún falta mucha tarea por hacer para dignificar el panteón español.

Te puede interesar

Operativo preventivo es rebasado por bañistas en Mazatlán

Pese al intento calor, los turistas suben al faro de Mazatlán

Honran a enfermera de Mazatlán por su peligrosa labor ante la pandemia de Covid-19

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo