Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Enrique Pérez Fuertes: »Desarmar y reparar un zapato es una ciencia«

MAZATLÁN

Mazatlán, Sinaloa.- Todo inicia con un sencillo ritual: llegan, barre dentro y fuera del local, rocía un poco de agua bendita y reza un Padre Nuestro.

Luego preparan todo e inician la jornada remendando los zapatos que algunos clientes les confiaron.

Es un noble oficio que por más de 20 años Enrique Pérez González y su hijo, Enrique Pérez Fuertes, han ejercido y que la modernidad parece poner en peligro.

Los Pérez han atendido el negocio "El Cuate", el cual surgió con 200 pesos como capital y en un local por la avenida Insurgentes, casi frente a los campos deportivos. En dos años logró aclientarse, pero les pidieron la casa y se cambiaron a la colonia Benito Juárez, por la calle Pérez Arce, donde permanecen.

Siguió la tradición. Enrique Pérez Fuertes continuó el oficio de su padre, Enrique Pérez González, y para seguir vigentes se modernizan utilizando las redes sociales, tienen servicio a domicilio, pero lo que los mantiene de pie es el trabajo que hacen.

Reparar zapatos, no es un oficio fácil, "tiene su ciencia desarmar un zapato", para repararlo y dejarlo como nuevo.

Muchos han cerrado. El surgimiento de fábricas del calzado permite que haya todo tipo de zapatos y quizá a precios más accesible. Esto ha provocado que algunos remendones desaparezcan.

Enrique padre e hijo, tienen dos décadas en este oficio y han visto abrir y cerrar decenas de negocios, por varias partes de la ciudad.

Pero estos zapateros no se limitan a remendar el calzado que les llevan ahí, también lo buscan.

Además se dedican a fabricar y acondicionar calzado ortopédico.

Todo lo que requiere el cliente lo pueden hacer.

El único requisito es que les muestren la receta que les extiende el especialista.

Esto permite hacer los arreglos exactos, pues un centímetro menos o de más es peligroso, ya que podría ocasionarle otros problemas al paciente.

Lo importante es que el servicio que se da al cliente sea de calidad, de esto va depender que los sigan buscando.

La confianza del cliente. Había un ortopedista del Seguro Social que enviaba directamente los pacientes a este negocio, aunque ya lo cambiaron a Culiacán, pero los clientes que ya tenían los siguen recomendando.

Para seguir en pie, seguirán trabajando como el primer día que remendó el primer calzado y dejó contento al cliente.

<iframe src="//www.facebook.com/plugins/likebox.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Fdebate.de.mazatlan%3Ffref%3Dts&amp;width&amp;height=258&amp;colorscheme=light&amp;show_faces=true&amp;header=false&amp;stream=false&amp;show_border=false" scrolling="no" frameborder="0" style="border:none; overflow:hidden; height:258px;" allowTransparency="true"></iframe>

<iframe allowtransparency="true" frameborder="0" scrolling="no" src="//platform.twitter.com/widgets/follow_button.html?screen_name=DBT_Mazatlan"

style="width:300px; height:20px;"></iframe>