Mazatlán

Escombros y zozobra deja Norbert

MAZATLÁN

Por: Nallely Medina

Mazatlán, Sinaloa.-Luego de la tormenta viene la calma, dice el viejo dicho, pero en el caso de Mazatlán, después de las fuertes marejadas generadas por el paso del huracán Norbert por el Pacifico, vino el esfuerzo por restaurar los daños y la zozobra de lo que en el futuro pudiera suceder en caso de un nuevo fenómeno.

Cuadrillas de obreros contratados por hoteles, restaurantes y particulares afectados por las fuertes marejadas, empezaron a retirar escombros y levantar vallas, apenas disminuyó la marea y el mar calmó algo su furia.

Viviendas afectadas. Las terrazas derribadas en el fraccionamiento El Dorado junto al hotel Costa de Oro, acumularon grandes pedazos de escombro uno sobre otro mientras Gilberto Hulse, uno de los dueños, se muestra preocupado de pensar cómo rehabilitar los inmuebles.

Los sacos de arena fueron la solución temporal para detener la fuerza del mar que no quiere cesar. Golpea con fuerza los cimientos y pone en riesgo que las casas con frente de mar se vengan abajo.

La habitación de una finca propiedad de estadounidenses se desmoronó durante la madrugada, en la bahía de la Escopama, al norte de la zona hotelera.

Los dueños pedirán apoyo a Obras Públicas para que retire lo derruido.

Restaurantes de playa se rehabilitan. Enseguida de tragarse la congoja, los restauranteros de la playa, taparon con arena los grandes hoyos que hizo la marea en sus propiedades ayudándose de palas para así sobre los escombros construir.

"Los daños que causaron las marejadas, me tomaron por sorpresa, nunca me había sucedido todas las palapas y el piso se derrumbaron", comentó Roberto Osuna del restaurante Dos Islas frente al hotel Amigo Plaza.

En el Playa Wualton frente al hotel Sands Arenas, Rosalba Gil propietaria, recogía instrumentos de la cocina que se destruyó. Mientras levanta las palapas con lágrimas en los ojos pide ayuda del gobernador y del fondo de desastres naturales.

Palapas devastadas. Durante toda la semana en la Isla de la Piedra, los restauranteros como Jesús Enrique Lizárraga, del restaurante Olivia, desde muy temprano levantaron con tristeza los restos de palapas derribadas por el impetuoso mar. Pilares de concreto, palmas, trozos de madera fueron apilados en esquinas. Las grandes ramadas que formaron el recibidor típico de descanso para los visitantes eran sólo desechos. Algunos otros fueron dejados a propósito en las entradas de los grandes comedores para formar una barrera con la cual se pretende evitar más daños. Los lugareños recibieron la visita del subsecretario de Turismo, Rafael Lizárraga Favela y del regidor Municipal, Roberto Osuna Valdez quienes prometieron gestionar recursos para que accesen a préstamos que permitan recobrar las estancias sobre las que los turistas descansaban al disfrutar de mariscos y de la calidez de las playas.

<iframe src="//www.facebook.com/plugins/likebox.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Fdebate.de.mazatlan%3Ffref%3Dts&amp;width&amp;height=258&amp;colorscheme=light&amp;show_faces=true&amp;header=false&amp;stream=false&amp;show_border=false" scrolling="no" frameborder="0" style="border:none; overflow:hidden; height:258px;" allowTransparency="true"></iframe>

<iframe allowtransparency="true" frameborder="0" scrolling="no" src="//platform.twitter.com/widgets/follow_button.html?screen_name=DBT_Mazatlan"

style="width:300px; height:20px;"></iframe>

En esta nota:
  • Lluvia
  • huracán
  • Norbet
  • desastre
  • hoteles
  • casas
  • agua
  • marea.15102580