Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Estudian con carencias y calor sofocante

MAZATLÁN

Mazatlán, Sinaloa.- María, Ángel, Antonio y Alfonso, mientras resuelven los problemas de matemáticas que les indica su profesor, Óscar Arévalo, de sexto grado de la primaria Melchor Ocampo, en la colonia Esperanza, se secan una y otra vez el sudor que corre por su rostro.

Apenas son las nueve de la mañana y el calor es sofocante, es difícil concentrarse en estas condiciones, explica la directora María Martha Guzmán, al tiempo que muestra las condiciones precarias en que trabajan los 175 estudiantes de este emblemático plantel.

Está por concluir otro ciclo escolar y se quedan las promesas incumplidas de políticos y funcionarios.

Muestran las carencias.

Mientras tanto, los niños trabajan en mobiliario viejo y la mayoría de los mesabancos y sillas no tienen respaldo, asiento y tienen las 'patas' chuecas.

Los ventanales y puertas sin vidrio, los sanitarios inservibles y los techos se caen a pedazos y los dos o tres abanicos que tienen funcionan a medias, el resto ya ni prenden.

Pero en la mayoría de las aulas los niños tienen que aguantar las fuertes temperaturas, que al inicio del día son aguantables, pero a media mañana, regresando del recreo, las temperaturas de 32 grados centígrados se sienten hasta de 36 y 40 por la humedad, y esto afecta la salud de los alumnos.

Al inicio del actual gobierno municipal, padres de familia y la dirección solicitaron ser sede de un Lunes Cívico para mostrarle las condiciones del plantel al presidente municipal, Carlos Felton, y a la autoridad educativa, pero en la última respuesta de quien organiza este evento les indicó que quizá el próximo año los visiten.

Así como este plantel hay decenas de jardines de niños, primarias, secundarias y hasta una preparatoria que también labora en medio de carencias y sofocados por el calor.

Los alumnos y maestros imploran ayuda, le piden al gobernador, al secretario de Educación y hasta a líderes sindicales, que volteen a ver las escuelas de la periferia.

El presupuesto para la educación debe repartirse de manera equitativa a todos los planteles, opinan.