Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Jaime fue estafado en Culiacán y sigue en problemas

El hombre no recibió pagó después de trabajar por 6 meses en la capotal sinaloense, pide a la ciudadanía el apoyo para pagar los gastos médicos que ha generado la grave enfermedad de su padre

Foto tomada de video

Mazatlán, Sinaloa.- Las preocupaciones para Jaime Serna, el hombre que fue estafado en la capital del estado de Sinaloa por un contratista, no se terminan ya que después de haber logrado juntar el dinero para poder retornar a su hogar en Chapulhuacán, Hidalgo, ahora necesita la ayuda para poder sacar a su padre del hospital en donde lo estuvieron atendiendo por un problema de salud, el cual se le complicó tras la muerte de su esposa.

Ante lo anterior, Jaime pide la ayuda de la ciudadanía, ya que requiere la cantidad de 5 mil pesos para que le puedan entregar a su padre en el Hospital General de Ciudad Valles, lugar en el que se está haciendo más grande la deuda al pasar de los días.

Jaime Serna se comunicó con EL DEBATE y relató sus problemas, por lo que proporcionó un número de cuenta, así como números telefónicos en el que se le puede localizar por si alguien quiere apoyarlo económicamente para poder salir adelante en este problema que lo queja.

Para las personas que quieran ayudar Jaime pueden hacer el deposito al número de cuenta Telecóm 19302441, la cual está a nombre de Francisca Gómez Merquiadez, o bien comunicarse al número celular 7711-46-56-01 y al 8121-47-53-60.

Antecedente.

Jaime Serna trabajó en Culiacán, Sinaloa, en los campos agrícolas durante siete meses y no le pagaron. Durante algunos días tuvo que dormir en la calle, limpiar vidrios en los semáforos para ganar y mandarle dinero a su familia, para así comprarle las medicinas que requería su madre, que terminó falleciento.

Jaime pidió apoyo de $1,800 pesos para pagar su transporte hasta el municipio de Chapulhuacán y poder llegar a despedirse de si progenitora algo que no ocurrió.

Foto: EL DEBATE

El hidalguense, que no sabe leer ni escribir, aseguró que al reclamar a la empresa, esta les manifestó que el dinero se lo había entregado al contratista y no tomó responsabilidad de los hechos.

Ello obligó a varios de los defraudados a irse a como pudieron, la mayoría ‘de raite’, a sus destinos de origen. Jaime por su parte no había podido conseguir quien lo llevara, hasta que lectores de EL DEBATE se pusieron de acuerdo con personal de Cáritas Mazatlán para ayudar a comprarle el boleto de autobús.

Serna salió alrededor de las 20:20 horas del pasado miércoles rumbo a San Luis Potosí, de ahí se pasó a Ciudad Valles por su papá que aún se encuentra en hospital.

Jaime asegura que ya habló con personal del nosocomio y les comentó de su situación y estado financiero, sin embargo, no quisieron hacerle un descuento, pues según autoridades del hospital, a Don Jacinto Serna se le tuvo que "poner sangre varias veces y medicina que cuesta muy cara y el gobierno no paga nada".

El hidalguense comentó que su padre ingresó al nosocomio por un calambre que le dio en los huesos, al dejar pasar días se le resecaron las venas y al no atenderse a tiempo las cosas se complicaron. A pesar de la intervención de los galenos su padre no ha mejorado y su estado de salud es grave.

Solo piensa en ver a su familia.

En su desventura en Culiacán, Jaime mencionó que a cada trabajador le quedaron debiendo seis mil pesos. Eso, luego de los descuentos que el contratista les aplicaba por los alimentos diarios o artículos que iban necesitando. En promedio, el pago debería ser de 180 pesos al día, pero dinero en físico muy pocas veces lo vieron.

Serna cuenta que luego de dos semanas le lavar carros en El Venadillo, su madre falleció el pasado lunes en su pueblo. Asegura que todo lo que ganó lavando autos lo mandó para la compra de medicamentos de su mamá, a quien dice, ya no alcanzó a ver, pues el martes por la tarde fue sepultada.

Dice que solo piensa en ir a ver a su padre antes que muera, visitar la tumba de su madre y abrazar a su hijo de 8 años, Gustavo Serna Menlleta, que lo espera en su pueblo. Jaime agradeció a la gente el apoyo que le brindaron para volver a su hogar.

 

 

Tambien te puede interesar