Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

"La Paloma" de El Rosario sigue cantando

MAZATLÁN

Mazatlán Sinaloa.- Para conmemorar el 18 aniversario de la muerte de Lola Beltrán, su hija María Elena Leal realizó una semblanza sobre la vida de su madre.

El recuerdo. Un día como hoy, 24 de marzo, pero de 1996, murió Lola Beltrán. La causa, una tromboembolia pulmonar masiva. La consternación fue inmensa no solo en México, sino en resto del mundo.

Han transcurrido 18 años y sigue presente en el recuerdo y en el corazón de quienes la admiraron.

María Lucila Beltrán Ruiz nació en El Rosario, Sinaloa, el 7 de marzo de 1932. Sus padres fueron Pedro Beltrán y María de Los Ángeles Ruiz. Tuvo cinco hermanos, Carmela, Mercedes, Pedro, Óscar y Francisco.

Inquietudes. Desde niña empezó a cantar. Admiraba a Lucha Reyes, la creadora del estilo bravío en la canción ranchera. Su canción preferida fue El herradero, la cual interpretaba con gran potencia en presencia de sus amigas, compañeras de colegio y en diversas festividades causando asombro y admiración.

Al concluir sus estudios y titularse como taquimecanógrafa corresponsal en 1949, probó fortuna en el puerto de Mazatlán y desempeñó diversos trabajos, en una mueblería, después en una joyería y posteriormente en la estación de radio XERJ, en la que participó en varios concursos de aficionados.

Rápidamente adquirió popularidad, pero sus ambiciones fueron cada vez más grandes. Su mayor deseo se hizo realidad al viajar con su madre a la Ciudad de México para pagar una manda ante la Virgen de Guadalupe y de paso conocer la XEW. El cantante Miguel Aceves Mejía fue su padrino y la ayudó para que trabajara como secretaria de Amado C. Guzmán, director artístico de la estación capitalina.

Logros. María Lucila se convirtió en Lola Beltrán en muy poco tiempo. Eulalio Ferrer destacado publicista español le cambió el nombre y los compositores Mario Talavera y Tata Nacho le brindaron su apoyo.

En 1950, Lola Beltrán grabó la canción Cuando el destino, de José Alfredo Jiménez, iniciando así una de las carrera más brillantes en el ámbito artístico en México. Su presentación en el programa de radio Así es mi tierra fue triunfal. Su voz comenzó a escucharse por todo el país.

La luz de Lola fue inmensa. Se estableció de manera inmediata en el lugar que dejó vacío tras su muerte Lucha Reyes. Lola innovó el estilo de interpretar la canción ranchera, utilizó otra manera de expresión moviendo sus bellas manos de una forma sutil y delicada, simulando con ellas el vuelo de las palomas. Tuvo un desarrollo artístico intenso como ella misma. A lo largo de su carrera cumplió todos sus sueños.

Grabó más de 60 discos y participó en 60 películas. Fue la primera cantante que llevó al Palacio de Bellas Artes la música popular y la primera que se presentó en el Olympia de París, la artista mexicana más querida en España, Francia, Centro y Sudamérica, Estados Unidos, y por supuesto, México.

Durante 43 años le cantó ininterrumpidamente a la Virgen de Guadalupe cada 12 de diciembre en la Basílica. Lo mismo hizo ante la Virgen de el Rosario en su pueblo cada primer domingo de octubre.

Una mujer de firmes convicciones que jamás olvido su origen humilde, amó a su gente, ayudó a los más necesitados, comió con los presos cuando cantaba en los reclusorios y al mismo tiempo fue escuchada y admirada por reyes, presidentes y grandes estadistas del mundo.

Interrogante. "Doña Lola, ¿para usted qué es la muerte?", le preguntó un día un periodista.

"Es un tema bastante difícil", respondió, "pero ya no me angustia demasiado. No me gustaría dejar a mis seres queridos, quisiera tener la oportunidad de vivir un poco más, pero si no es así, lo acepto. Solo le pido a Dios que no sea en un accidente ni lejos de mi patria".

Twitter: @DBT_Mazatlan

Facebook: El Debate Mazatlán