Mazatlán

Lorena deja daños en palapas de la Isla de la Piedra en Mazatlán

La fuerza del viento y el agua arrasa con las estructuras de los centros de comercio

Por  Raúl Briones

Restaurantes de la Isla de la Piedra dañados por la tormenta tropical Lorena.(Foto: Raúl Briones/EL DEBATE)

Restaurantes de la Isla de la Piedra dañados por la tormenta tropical Lorena. | Foto: Raúl Briones/EL DEBATE

Mazatlán, Sinaloa.- La tormenta tropical Lorena dejó miles de pesos en pérdidas materiales a comerciantes de la Isla de la Piedra, ya que los fuertes vientos y las grandes olas dañaron los restaurantes ubicados a la orilla del mar. Se inundaron, lo que provocó que colapsara parte de la estructura de los inmuebles.

El recorrido

En un recorrido por el lugar, el personal de EL DEBATE se pudo percatar de los desastres ocasionados por Lorena y se entrevistó con algunas personas para saber los daños que este fenómeno dejó a su paso. 

Arnoldo comentó que cada que viene uno de estos huracanes siempre es la misma con la fuerza del mar, pero en esta ocasión no se esperaba que los vientos le arrancaran más de mitad de la techumbre de su restauran. 

Ya sabemos que estas lluvias nos causan muchas pérdidas. Tenemos que cerrar el negocio, se tiene que reconstruir y es dinero que uno pone de su bolsa. Además, falta ver cuánto tiempo va a durar esto, ya que si las olas siguen creciendo y el mar tomando lo que le corresponde, arrasara con todo lo que se interponga a su paso”, dijo el afectado. 

Algunas personas se encontraban recogiendo ayer pedazos de palma que servirían para reconstruir lo que Lorena les arrebató.

Los daños

A pesar del fuerte oleaje, en la playa se encontraban surfistas desafiando las olas, con el peligro de sufrir un accidente con consecuencias qué lamentar. La fuerte marejada arrastró basura, palos, piedras y destapó nidos de tortuga. Los huevos se encontraban regados por todos lados. 
Arnoldo dijo que esas crías de caguama ya no nacerán al salir del nido, pues perdieron el calor que les brinda la arena. 

Agregó que dejarían que el mar se los llevase, ya que si los toman y alguien los denuncia, se meterían en problemas legales. 

Por ultimo, expresó que le tomaría unas dos semanas volver a abrir su negocio, tiempo que le tomará reconstruirlo.