Mazatlán

Lupita murió al ser atropellada por el chofer de un camión

La adulta fue embestida por el conductor de un camión urbano

Por: Luis Zatarain

Lupita murió en el lugar. EL DEBATE

Lupita murió en el lugar. EL DEBATE

Mazatlán, Sinaloa.- Bajo  un camión urbano quedó sin vida una mujer adulta al ser arrollada por esa unidad.

Reporte

El hecho fue reportado a las autoridades municipales a las 19:15 horas. Se informaba que por la avenida Juan Carrasco esquina con la avenida Gutiérrez Nájera, habían arrollado a una mujer, y que se encontraba bajo un camión urbano.

Paramédicos acudieron al lugar, pero al revisar a la víctima se dieron cuenta que ya no presentaba signos vitales y avisaron a las autoridades correspondientes.

Los elementos municipales que llegaron a la zona  acordonaron la zona para que el cuerpo ya no fuera movido.

Mientras tanto, el carril de sur a norte de la avenida Juan Carrasco fue cerrado a la circulación y las unidades las mandaron para la avenida Gutiérrez Nájera.

Las personas que pasaban por el lugar especulaban quién sería la persona que estaba muerta debajo del camión y algunas a los lejos mencionaban que se llamaba Lupita, pero no estaban seguros.

Otros decían que era una señora de la Montuosa.

Las autoridades investigadoras decidieron levantar el cuerpo y trasladarlo a sus instalaciones en espera que alguna persona reclame su cuerpo en el transcurso de hoy o mañana.

Otra fémina lesionada

Las autoridades también comentaron que en la avenida Jacarandas, cerca del fraccionamiento Las Mañanitas, una fémina fue arrollada por un carro, el cual se dio a la fuga.

Las personas que observaron el percance llamaron a los servicios de emergencia, los cuales al llegar le brindaron los primeros auxilios y la trasladaron al hospital para ser atendida.

Se dijo que la herida no fue identificada en la zona, por lo que esperan que algún familiar acuda al hospital para que les proporcione sus generales.

Identifican a un cadáver hallado en junio en una fosa

Una larga agonía y espera ha terminado para la madre de Írving Alain Cortés Arellanes, el joven que salió de su domicilio el pasado 5 de junio para ya no regresar.

Irma Arellanes es la presidenta y fundadora de la asociación civil Rastreadora de Tesoros Perdidos hasta Encontrarlos. Explicó que al tener a su hijo Írving desaparecido, decidió buscarlo y no parar hasta encontrarlo.

Relató que su hijo salió de su hogar el pasado 5 de junio, pero que fue hasta el 7 del mismo mes que se pudo comunicar con ella  solo para decirle que lo habían golpeado, pero que estaba bien y pronto regresaría. Pero pasaron los días sin volver a tener noticias. Hasta el 12 de junio, la mujer presentó su denuncia formal ante la Fiscalía y tomaron su muestra de ADN.

Desde ese momento, Irma decidió que no descansaría hasta encontrarlo, pues aseguró que es un tesoro que le pertenece y no se daría por vencida hasta encontrarlo.

Junto con otras mujeres que tienen hijos desaparecidos decidió formar la fundación mencionada.

Ayer llegaron a la Fiscalía  resultados de ADN de unos cuerpos encontrados por las Rastreadoras de Tesoros Perdidos Hasta Encontrarlos en dos fosas clandestinas el pasado 27 de junio, en un predio baldío a un costado de la carretera a Miravalles.

En ese hallazgo participó la señora Irma junto con su esposo. La indagación en el terreno los llevó a dar con otros dos cadáveres.
Irma fue avisada hace algunos días de que uno de los cuerpos encontrados pertenecía a su hijo.

Ayer acudió a las instalaciones de Homicidios Dolosos para hacer los trámites correspondientes para que le  entreguen los restos de su hijo Írving. Ante esta situación, la mujer dijo que se sentía satisfecha con su fundación, pero que si bien no encontró a su hijo como a ella le hubiera gustado, ahora ya estará tranquila pues tiene al menos “dónde llorarle”.

Irma hizo un llamado a todas las personas que tienen familiares desaparecidos a que acudan ante las autoridades para que les tomen la muestra de ADN, además de levantar la denuncia correspondiente.

Arellanes dijo que ella no sentía miedo, pues al igual que sus compañeras, no buscan culpables, solamente, como dice el nombre de su fundación, buscan a sus tesoros perdidos. Respecto al trabajo  de las autoridades, Irma declaró que se sentía satisfecha, ya que en todo momento fue muy bien atendida.

Írving Cortés Arellanes era licenciado en criminalística. Al momento de desaparecer  contaba con 24 años. Era casado y estaba en espera de su primogénita.
El joven no estaba trabajando pues su padre le había aconsejado esperar el título profesional.

En esta nota:
  • camión
  • accidente
  • Gutiérrez Nájera
  • mazatlan