Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Masacre en San Ignacio deja 12 hombres asesinados

SINALOA

Dentro de la caja de la camioneta negra se localizaron los doce cuerpos, los cuales estaban cubiertos con bolsas y cartón.

El lugar donde fueron encontrados los cadáveres.

Autoridades arribaron al sitio en la madrugada.

Elementos de varias corporaciones permanecieron en el lugar durante horas.

Los cuerpos eran bajados uno a uno y estudiados.

Elementos de las diferentes corporaciones policiacas acudieron al lugar.

San Ignacio, Sinaloa.- . Apilados en la caja de una camioneta Silverado y cubiertos con lona y cartón, fueron hallados la madrugada de ayer los cadáveres de doce hombres con evidentes huellas de tortura e impactos de bala.

El macabro descubrimiento ocurrió a un costado de la carretera estatal Vado Hondo-San Ignacio, a 150 metros del entronque a la comunidad de El Chaco.

Los habitantes de este lugar dieron aviso a las autoridades municipales, quienes al confirmar la masacre, pidieron la intervención de investigadores de la Procuraduría General de Justicia del Estado.

Se estableció que los hombres, algunos de ellos vestidos de negro y con equipo táctico, fueron privados de la libertad después del medio día del domingo, en la comunidad de Vado Hondo, ubicada a 21 kilómetros de distancia del lugar donde fueron abandonados.

El multihomicidio ocurre en un momento en que el municipio de San Ignacio se encuentra envuelto en una espiral de violencia debido a las recientes ejecuciones, el cual obligó a habitantes de la zona serrana a abandonar sus hogares para buscar refugio en la cabecera municipal u otras ciudades del estado.

Las víctimas. Investigadores de la Policía Ministerial del Estado lograron establecer la identidad de algunos de los difuntos por medio de personas que se acercaron al lugar.

Las víctimas se llamaban Edel Hermosillo Vega, de 19 años de edad; Armando Herrera Bastidas, Filemón García Yáñez, de 33 años; Martín Ruvalcaba García, de 37; Samuel Bastidas Quiñones; Rafael García Arana, de 30 años de edad; Daniel Bastidas Quiñones; José Efraín Rodríguez Favela; Remberto Hermosillo García, de 43 años; José Francisco Hermosillo García, de 35 años y Héber Hermosillo García de 36 años.

Un cuerpo más aún está sin identificar.

Todos eran originarios de El Guayabo, pueblo cercano al lugar de donde los 'levantaron'.

La descarga. Aún no aclaraba cuando policías municipales y ministeriales fueron alertados del hallazgo de una camioneta con varios cuerpos en la caja.

Los agentes conformaron un grupo para emprender la investigación en esa zona apartada de la cabecera municipal y que ha sido escenario de crueles ejecuciones.

A la altura del kilómetro 27 de la carretera estatal, en un acotamiento utilizado por la gente para arrojar basura y restos de concreto, ubicaron una camioneta GMC Cheyenne, de color negro, sin placas de circulación, con las luces encendidas.

El vehículo tenía el motor en marcha. Al realizar la revisión, los patrulleros se llevaron una desagradable sorpresa.

La carga eran cuerpos humanos con huellas de torturas y orificios de bala en la cabeza. Evidencias de la crueldad humana.

<iframe width="560" height="315" src="//www.youtube.com/embed/f2gmhiV1Jsw?rel=0" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Peritos del departamento de Criminalística, adscrito a la subprocuraduría de Justicia en la zona sur, se movilizaron en compañía de investigadores de la agencia de Homicidios Dolosos de Mazatlán.

La descarga de los cadáveres se realizó al despuntar el alba. Empleados de una funeraria bajaron los cuerpos uno a uno y los acomodaron sobre bolsas negras. La mayoría de las víctimas usaba camisa negra y pantalón de mezclilla del mismo color. Calzaban huaraches de correa. Solo cuatro de los hombres tenían puestas botas tácticas. Investigadores consultados revelaron que los hombres presentaban huellas de tortura en el cuerpo.

A algunos les quemaron el torso, a otros les provocaron heridas en el abdomen hasta provocarles expulsión de vísceras.

Durante la investigación de campo, una mujer se acercó e identificó a sus familiares. De esta manera, las autoridades establecieron que se trataba de habitantes de El Guayabo.

El traslado. Los cadáveres fueron removidos del suelo y depositados en la carroza mortuoria para ser trasladados al Semefo de Mazatlán, donde les realizarían la necropsia de ley.