Selecciona tu región
Mazatlán

Mazatlán: La pobreza no apaga la esperanza de una Navidad feliz

Más de 40 niños habitan este asentamiento. La mayoría tiene juguetes usados que sus padres les llevan con sacrificios

Por Carmen Paredes

-

Mazatlán.- Los vecinos de la Invasión Canaco no organizarán ninguna fiesta o cena navideña por falta de recursos económicos.

Debido a la pobreza extrema en la que viven los habitantes, aún no planean nada para cenar. Muchos son del puerto de Veracruz y no tienen familia en Mazatlán, ese es el motivo por el cual no realizarán algún convivio como otras familias.

La mayoría de  los adultos se dedican al reciclaje de basura y los niños tendrán los juguetes que done la población. 

Santa no se acuerda de estos niños, no hay recursos para comprarles algún juguete a nuestros hijos, expresó Adriana López González, madre de tres niños.

EL DEBATE

Aseguran que este año no alcanzaron a comprar ni los dulces tradicionales como habían hecho en otros años. Las gomitas, guayabates y ates son los dulces preferidos de los pequeños.

Esperanza

Los habitantes guardan la esperanza de que la población se sensibilice  y puedan donar un juguete, por lo menos usado, para que sus hijos puedan obtener un regalo en Navidad.

Los padres lamentan la situación por la que atraviesan y por no poder darles una Navidad tradicional como en otros años.
Informaron que en 2018, les llevaron juguetes a los infantes.

En la invasión habitan niños desde los 6 meses hasta los 11 años. Son de escasos recursos y este año, a diferencia de otros menores, no tendrán la posibilidad de recibir un regalo navideño.

Los niños obtienen juguetes usados de los que sus padres reciclan, además de vender y usar los pares de zapatos que se encuentran en buen estado.

También reciclan la ropa que los padres de familia  se encuentran en sus jornadas de trabajo.

Síguenos en

Últimas noticias