Selecciona tu región
Mazatlán

Mazatlán extraña el carnaval, pero la fiesta puede esperar

Este año, se hubiera celebrado del 11 al 16 de febrero, pero se suspendió a causa del Covid-19.

Por Blanca Regalado

-

Sinaloa.- “Lanao, un viaje por el tiempo”, se esfumó tras la pandemia por Covid-19. Los mazatlecos extrañan el carnaval, que hubiera iniciado hoy y finalizado el 16 de febrero.

“Somos fiesteros por naturaleza, apasionados por el  carnaval”, aseguró María Guadalupe Rivas, quien en sus más de 60 años, nunca se perdió una celebración.Pero coincide con Santiago Lerma, Luisa Montes, Carmen Miranda y Rosaura Sánchez en que la fiesta puede esperar y la salud no.

La pandemia de Covid-19 ha afectado a casi todas las familias y es mejor que se suspendiera la fiesta del pueblo, pues de lo contrario se hubiera desbordado la asistencia y los contagios que se mantienen contenidos se podrían disparar.

Leer más: Protege DIF Mazatlán a niños huérfanos por Covid-19

Nostalgia

Aun con las pérdidas y dolor que hay en cientos de hogares, los mazatlecos añoran la fiesta del pueblo. El sonar de la tambora, los majestuosos carros alegóricos, el colorido, el baile y los disfraces. 

Leer más: Alarma: Mazatlán registra 22 nuevos casos Covid-19 con 725 muertes en total

E incluso extrañan acampar en el malecón varios días antes del tradicional desfile. Esperan el próximo año volver a vivir la fiesta.

“El desfile con sus carros alegóricos en lo mejor”: Andrea Zamora, ciudadana

Andrea Zamora es originaria de Mazatlán, vecina de la colonia Reforma.Tiene 62 años y tiene muy presente el carnaval. Desde niña disfrutaba la gran fiesta del pueblo.  Eran días en que las familias hacían una pausa en el trabajo para disfrutar el carnaval. Creció, y la celebración cada vez era mejor y más organizada. Pero siempre con la familia reunida.

“En los últimos años, los majestuosos carros alegóricos que recorren el malecón es lo que más extraño.

Así como su música de tambora, el colorido, las luces que hacen lucir más alegoría. Asimismo, tirarse confeti, serpentinas entre niños y adultos, es algo que no se puede olvidar “, abundó.

“Extraño esta celebración, pero todos los mazatlecos, aunque somos fiesteros,  estamos conscientes que lo primero es cuidar la salud.

El Covid-19 ha afectado a muchas familias del puerto de Mazatlán, las ha enlutado,  y mientras los ciudadanos no estemos vacunados, el riesgo de contagio es alto, en especial en los adultos mayores. Habrá tiempo festejar cuando la pandemia cese”, refirió.

“Extraño el Carnaval, pero la salud es primero": Juan Manuel Loaiza y Ochoa, ciudadano

Juan Manuel Loaiza y Ochoa, originario del puerto y vecino de la colonia Reforma, recuerda con nostalgia el Carnaval.

Nunca se ha perdido la máxima fiesta del pueblo, a excepción de este año,  que se suspendió por la pandemia. Tiene recuerdos de niño, cuando su familia se iba a la celebración, los juegos  con huevos de harina.

Se elaboraban con tiempo antes de la fiesta, ya que su mamá coloreaba los cascarones.Después se rellenaban de confeti y era divertido combatir con los primos y amigos, relata.

“El mejor desfile del mundo es el de Mazatlán, sus carros hermosos. En especial los del señor Rigoberto Lewis, y verlo al final caminar orgulloso de su trabajo  y para recibir los aplausos.
Otro personaje de antaño, ‘El Chocolate’, que todos los años se subía a un carruaje con un barril de cerveza, viviendo la fiesta feliz”, expreso Loaiza y Ochoa.

“Extraño la música y sobre todo el baile en Olas Altas cuando era joven. Ya de viejo solo resta ver a los que bailan y se amanecen, pero este año, lo primero es la salud de todos los mazatlecos, habrá tiempo para celebrar”, dijo.

“La fiesta del pueblo se añora, habrá mejores tiempos": Margarita Cruz Molina

Margarita Cruz Molina es originaria de un pueblo de Oaxaca, pero radicada en Mazatlán por más de dos décadas. Sin perder sus raíces y fiestas de su comunidad, desde que llegó al puerto se siente arropada por los mazatlecos y sus fiestas.

“Los nativos del puerto son fiesteros por naturaleza, lo llevan en la sangre, pero esto contagia. Esto lo supe la primera vez que disfruté un carnaval. Es una alegría que traspasa  y esto gracias a la fiesta del pueblo.

Lo que más atrapa a todos es su colorido, las luces y los enormes carros alegóricos que llevan a las reinas y rey. Esto se queda grabado y cuando se suspende es normal que se extrañe“,  expuso Margarita.

“En mi familia hasta ahora no he tenido enfermos por el coronavirus, ni muertes, pero en la colonia Flores Magón se han enfermado muchos vecinos y otros han muerto, por ello la decisión de no realizar el carnaval este año es lo mejor.

En Mazatlán se han tenido pérdidas, pero a los ciudadanos tenemos que cooperar con la parte que nos toca para frenar los contagios y muertos, el carnaval puede esperar, la vida no” , expuso.

Síguenos en