Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Migrantes viven viacrucis en su paso por México

MAZATLÁN

Migrantes viven viacrucis en su paso por México

Migrantes viven viacrucis en su paso por México

Migrantes viven viacrucis en su paso por México

Mazatlán, Sinaloa.- Brayan, Wilson y Juan Carlos comparten una misma historia: los tres dejaron su natal Honduras en busca de un mejor futuro para ellos y su familia.

Decidieron enfrentar los riesgos que representa cruzar México al lomo de la "Bestia", que seguir soportando la falta de empleo, la violencia y la inseguridad que se vive en su país.

Narran que el poco empleo que se genera es muy mal pagado y la "Lempira" (moneda de Honduras), apenas alcanza para comprar los alimentos.

Adquirir ropa, calzado o muebles para el hogar resulta casi imposible si se tiene familia que mantener, aseguran.

Además de luchar por conseguir el sustento, tienen que soportar las extorsiones y secuestros de parte de "Los Maras" pandilleros que abusan de la gente que trabaja.

Por ello, agregan, cada uno en sus hogares dejó esposa, hijos y padres con el objetivo de alcanzar el "sueño americano", pese a que el intento puede costarles la vida.

En esta misma situación se encuentran al menos unos 200 hondureños que a diario deciden dejar sus hogares, algunos con hijos.

"Allá cuentan que más de 200 personas emigran todos los días por la falta de empleo y la inseguridad", explica Wilson Meza.

Unidad. El destino los colocó en un solo camino y los siete emprendieron el viaje desde Tapachula, Chiapas, a bordo del tren. Fue en Orizaba, Veracruz, donde gente armada, que identificaron como Zetas, intentó asaltarlos.

Todos corrieron y rodearon un pueblo para nuevamente abordar el carguero. La máquina los dejó en Guadalajara y de allí transbordaron para llegar a Mazatlán.

Durante la travesía, Juan Carlos narra que les tocó ver de todo. Gente mutilada por las ruedas del tren, madres con sus hijos en brazos y enfermos, hombres armados asaltando a sus paisanos, abusos y vejaciones de las autoridades mexicanas que les quitan las pocas monedas que cargan en sus bolsas.

Estas situaciones les han hecho reflexionar, pero no les quita el sueño de llegar al otro lado. "Debemos de tener sueños, metas que alcanzar, nada nos va a caer de cielo", dice Wilson, quien trabajó durante seis años en la pizca de uvas en California y que nuevamente busca ingresar al país norteamericano.

Un taco para todos. Son las nueve de la mañana y el tren llega a la estación ferroviaria de Mazatlán. Los migrantes son desalojados y salen por una puerta que da a la colonia Ramón F. Iturbe. Son siete en total. Hondureños, salvadoreños y un mexicano. Daniel López, que es de Tapachula, Chiapas, y al igual que los jóvenes de Honduras dejó su tierra en busca de mejores condiciones de vida.

Los 54 pesos que ganaba por un jornal en el campo no le alcanzaban para mantener a su esposa y a sus dos hijas.

"Vamos para allá, a ver si cruzamos para el otro lado", dice, mientras hace la "vaquita" con sus demás compañeros para comprar algo de comer.

La última comida que tuvieron fue hace dos días. "La estamos pasando a pura agua", confiesa.

Los personajes son vistos con incertidumbre por los vecinos de las colonias Salvador Allende y Ramón F. Iturbe, que cruzan las vías del ferrocarril para llegar a sus destinos.

"Nosotros vamos de paso, no le hacemos daño a nadie y si tenemos que pedir lo hacemos amablemente", explica Daniel.

Los migrantes reúnen más de cincuenta pesos, suficientes para comprar tortillas, jamón, queso amarillo y dos litros de jugo de naranja.

Antes de desayunar dan gracias a Dios por permitirles llegar a esta ciudad y le piden su protección para el resto del camino.

"Creo que hemos pasado lo peor, allá en el sur sí está bien peligroso. Habíamos escuchado que llegando a Mazatlán asaltaban y mataban gente, pero gracias a Dios todo está bien".

El grupo de indocumentados descansa después de 14 días de viaje en espera del siguiente carguero que los lleve a Estación Sufragio, al norte del estado, en busca del anhelado "sueño americano".

<iframe src="//www.facebook.com/plugins/likebox.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Fdebate.de.mazatlan%3Ffref%3Dts&amp;width&amp;height=258&amp;colorscheme=light&amp;show_faces=true&amp;header=false&amp;stream=false&amp;show_border=false" scrolling="no" frameborder="0" style="border:none; overflow:hidden; height:258px;" allowTransparency="true"></iframe>

<iframe allowtransparency="true" frameborder="0" scrolling="no" src="//platform.twitter.com/widgets/follow_button.html?screen_name=DBT_Mazatlan"

style="width:300px; height:20px;"></iframe>