Mazatlán

Modista ya elabora los vestidos de las catrinas para el festejo Día de Muertos en Mazatlán

La modista espera que la contingencia termine pues ayer inició a elaborar las confecciones para las catrinas

Por  Carmen Paredes

Modista ya elabora los vestidos de las catrinas para el destejo Día de Muertos en Mazatlán(Foto: Sergio Pérez/EL DEBATE)

Modista ya elabora los vestidos de las catrinas para el destejo Día de Muertos en Mazatlán | Foto: Sergio Pérez/EL DEBATE

Mazatlán, Sinaloa.- Para Olga Gutiérrez, ya se encuentra elaborando los vestidos de las catrinas para la celebración del Día de Muertos, y espera que la contingencia por el coronavirus, no opaque la festividad en Mazatlán.

La costurera tiene 38 años en el oficio, y se ha encargado de vestir a los mazatlecos en las diferentes festividades del año, los cuales borda con esfuerzo y dedicación.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Desde los 18 años aprendió el oficio de la costura pues a eso se dedicaba su madre. Actualmente tiene 74 años.

En primavera, fiestas patrias, Halloween, Día de Muertos y el Día de la Virgen son algunos eventos que son importantes para la comerciante.

Pero este año no pudo vender sus coloridos trajes a causa de la contingencia sanitaria.

Poca clientela llega a su negocio. Foto: Sergio Pérez/EL DEBATE

La historia

Olga es originaria de la comunidad de La Noria. Llegó a Mazatlán  junto a su familia a la edad de 6 años, pues sus padres buscaban un futuro mejor para su familia.

Después de los 18 años empezó a elaborar sus primeras prendas. Con el paso de los años, le tomó pasión a la costura y hasta la fecha a eso se dedica. Con su trabajo sustenta a su familia.

Con sus máquinas de coser, Gutiérrez genera miles de sonrisas a los ciudadanos, sobre todo cuando vende uno de sus vestuarios a los niños, quienes se van felices y emocionados por mostrar su traje al público.

Los trajes infantiles para Halloween. Foto: Sergio Pérez/EL DEBATE

Le afectó la pandemia

Olga Gutiérrez tuvo que cerrar su puesto durante tres meses a causa del confinamiento causado por la emergencia sanitaria. El Covid-19 inició alrededor de marzo. Olga tenía listos algunos disfraces para los desfiles de la primavera, pero hasta ayer seguían en la bodega, pues las escuelas cerraron y cancelaron todos los eventos planeados, para evitar la propagación del virus.

A pesar que las estancias educativas no abrieron, la costurera decidió arriesgarse y bordar blusas y faldas típicas, con la esperanza de que las personas que trabajan las adquirieran, pero no vendió ni la mitad de los trajes que elaboró.

Teme por el coronavirus

Gutiérrez dijo sentir miedo por el Covid-19, pues ya pertenece a la tercera edad, pero la necesidad fue más grande y regresó a laborar.

Comentó que toda a población debe de cuidarse y tomar todas las medidas necesarias para evitar algún contagio.

Lamentó que el Covid-19 haya provocado miles de muertes en el país.

Eficacia

Para las fiestas patrias, Olga tuvo que trabajar a marchas forzadas, pues ya en el mismo mes inició con la confección de los trajes. Comentó que en un día elaboró 30 faldas tradicionales.

Antes de la pandemia, en ocasiones especiales de algún evento, elaboraba más de 100 vestuarios en un solo día.

Espera que la contingencia termine antes del año, pues ya inició a elaborar trajes para las catrinas y hará trajes el Día de la Virgen. 

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo