Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

"Nos amenazaron con matar a nuestras familias si denunciábamos..."

MAZATLÁN

"Nos amenazaron con matar a nuestras familias si denunciábamos..."

"Nos amenazaron con matar a nuestras familias si denunciábamos..."

"Nos amenazaron con matar a nuestras familias si denunciábamos..."

"Nos amenazaron con matar a nuestras familias si denunciábamos..."

Mazatlán, Sinaloa.-Por la ola de asaltos, el sector pesquero se enfrenta a la disyuntiva de dar por terminada la temporada de capturas o continuar, pese a los riesgos de ser atracados.

"No podemos ni denunciar, porque cuando nos robaron nos amenazaron con matar a nuestras familias. Se llevaron nuestras carteras y nos tienen identificados y las autoridades ni el intento han hecho por detener a nadie".

El reclamo planteado por uno de los pescadores recientemente asaltados es el mismo que se repite entre los pescadores.

A unas horas del atraco inusual en el mismo muelle del parque Bonfil, el clamor de los tripulantes, de los dueños de barcos y de los propietarios de las plantas congeladoras, es que las acciones preventivas sean implementadas de inmediato, sembrando marinos en los muelles y en la mar, durante la noche y madrugada.

"El parque Bonfil fue calificado como inseguro y desprotegido, pues las patrullas municipales solo hacen rondines esporádicos de las 08:00 a las 18:00 horas, lo que no sirvió de mucho para evitar el robo al camaronero Propemex A45A, el pasado miércoles", criticó Leopoldo Benítez, pescador.

En un recorrido realizado por el muelle pesquero, EL DEBATE constató el clima de zozobra, coraje y fastidio que se percibe entre los pescadores, por sentirse solos, sin protección y amenazados.

Seguridad por la noche. El presidente de la Unión de Armadores del Litoral Pacífico, Ricardo Michel, estimó que el asalto del miércoles en el muelle pesquero generó pérdidas cercanas a un millón de pesos.

Un mínimo esfuerzo por parte de la Secretaría de Marina para vigilar más estrechamente la zona, pudo haber evitado el asalto, consideró.

Dijo, sin embargo, que en la reciente reunión que sostuvieron los armadores con la Marina, la Conapesca y otras corporaciones, se notó la voluntad que existe por detener la ola de atracos contra de los barcos camaroneros.

"Aquí lo bueno de todo esto es que ya se preocuparon todos y acudieron los directores de gobierno, de la ministerial, de la PGR y del comisionado para ahora sí, coordinarse y actuar", resaltó el líder pesquero.

Sin embargo, dijo que hasta no ver los muelles con marinos de planta durante las 24 horas, vigilando al igual que revisan las pangas y cuando vea resultados con detenciones, será hasta entonces, cuando se le aplaudirá a las autoridades.

Pidió que la vigilancia se amplíe por las noches, no solo en los muelles, sino en altamar, como lo hacen otros puertos, como en Salina Cruz y Mazanillo, pues son las horas en que están asaltando a los barcos.

El precio, el mayor atractivo. La mayor parte de la flota, unos 450 barcos, se encuentra realizando aún capturas en altamar con el riesgo latente de ser asaltados.

Los piratas, que conocen perfectamente del mercado, saben que el camarón es un buen botín, porque los precios aumentaron de diciembre a enero, dijo Michel Luna.

"Hay un repunte en los precios, de acuerdo a los que se presentaron a finales del 2013 al 6 de enero del 2014, así que la flota está yendo a buscar el último viaje".

El precio por estos días es de 145 pesos por kilogramo, precio en el que estaba el camarón de exportación.

"Eso es lo que hace atractivo para los malandrines y lo que los anima a robar, más aún cuando la tripulación navega sin defensa".

Botón de pánico, sin responder. Luego del asalto al Propemex, los pescadores culparon a la Marina, a la Conapesca y a los municipales de no responder cuando las llamadas de auxilio son accionadas mediante el Sistema de Monitoreo Satelital.

"Las autoridades ya saben quienes son los que están robando y no hacen nada. Nosotros andamos al garete, sin protección, durante el día y la noche, así que a cualquier hora nos pueden atacar".

Uno de los tripulantes del barco de la empresa pesquera Artículo 27 cuestionó la efectividad de la vigilancia de la misma Marina y la Conapesca, pues cuando la tripulación asaltada presiona el botón de pánico, los inspectores llegan cuatro horas después.

En ese sentido, dice, "ese botón no funciona, cuando a nosotros nos asaltaron presionamos el botón; ¿y sabe cuando llegaron? más de cuatro horas después, y llegaron a esculcarnos, como si nosotros fuéramos los delincuentes".

1 MILLÓN DE PESOS, el valor del camarón robado en el Bonfil.

10 MIL PESCADORES son empleados en la temporada de pesca.

13 ASALTOS a camaroneros registra la flota de altamar.

Secretario propone prohibir salida de pangas en la noche

El sector pesquero debe tomar previsiones y acordar medidas que eviten nuevos robos a barcos camaroneros, como el ocurrido esta semana en el parque Alfredo B. Bonfil, consideró el secretario de Seguridad Pública de Mazatlán, Pablo Andrés Hernández Lizárraga.

Reveló que el reporte del asalto lo recibió la corporación media hora después de haberse registrado el hecho, y que de inmediato llegó personal de la corporación. Mencionó que así como los ganaderos tienen acuerdos para que el ganado no ande suelto después de las 6 de la tarde, los pescadores deberían implementar un reglamento.

"Ahí se tiene que hacer un operativo y se tiene que ver porqué en las noches andan pangas. Debe de haber un tiempo moderado para que ya no salgan. Yo creo que el mar no puede estar exento a que unos sí y otros no (salgan a pescar)".

El jefe policiaco dijo que no se había recibido alguna alerta sobre riesgos para la actividad pesquera en el parque industrial.

"Acabábamos de resolver un robo a un taller; recuperamos todas las cosas, hubo un detenido. De ahí en fuera no teníamos ningún robo a embarcación".

Temor y zozobra

El asalto al barco Propemex generó un clima de temor en el parque Bonfil, donde las embarcaciones diariamente atracan para bajar las capturas que lograron en más de dos semanas de trabajo.

Los pescadores sentían antes la seguridad de llegar a tierra y evitar los asaltos de la piratería en altamar, donde ya 12 embarcaciones han sido saqueadas de sus capturas.

Entre los pescadores, la demanda es la misma, más presencia de policías para dar certidumbre al desembarque de las capturas y no perderlas en manos de la delincuencia.

La Unión de Armadores demanda un replanteamiento de los operativos de seguridad, no solo en altamar sino también en tierra, donde ya se dio un saqueo.

Twitter: @DBT_Mazatlan

Facebook: El Debate Mazatlán