Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

"Parece que es más importante castigar"

MAZATLÁN

Mazatlán, Sinaloa.-Frases como "Te quiero comer a besos" y "Si no eres mía no serás de nadie", pudieran considerarse signos de amor y romanticismo.

Sin embargo, encierran de manera sutil conductas que pueden derivar en violencia sexual, señaló el psicotraumatólogo y terapeuta José Óscar Aldana Torres, en su conferencia "Perfil criminológico de los agresores sexuales", dentro de las ponencias del Sexto Congreso Nacional de Psicosexualidad.

Víctimas en el olvido. Explicó que cuando se comete un crimen que conmociona a la sociedad, la gente por lo regular recuerda con claridad el nombre del agresor e incluso datos personales o familiares que se ventilan en los medios. No obstante, los nombres de las víctimas no trascienden y terminan volviéndose "invisibles".

Aunado a ello, indicó Aldana Torres, la Ley Federal de Atención a Víctimas recibe alrededor del 20 por ciento de lo que se gasta a nivel federal en la construcción de centros penitenciarios, porque "pareciera ser que es más importante castigar, que prevenir y atender a la víctima".

Por ello, dijo, de nada servirá que se promulguen leyes en cuestión de delitos sexuales, si no pasan de un simple discurso a la acción real. "Mientras eso sean solamente bonitas palabras para que los políticos se paren el cuello, no va a pasar de ser poesía y nada más. Si no lo vemos reflejado en programas, presupuesto y personal capacitado, es poesía".

Estadísticas

José Óscar Aldana señaló que solo entre el 12 y 18 por ciento de los agresores sexuales pueden considerarse enfermos mentales. La mayoría atribuyen sus actos a condicionamientos pasados.

Twitter: @DBT_Mazatlan

Facebook: El Debate Mazatlán