Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Pati: Me dijo que me iba a hacer sufrir con lo que más me duele

MAZATLÁN

Mazatlán, Sinaloa.- El protocolo de seguridad y confidencialidad se tiene que cumplir al pie de la letra. Por eso el viaje se dio en el más estricto apego a la norma. Posición de traslado en el asiento posterior del vehículo con los ojos cerrados y el celular apagado.

Fueron poco más de 25 minutos en movimiento bajo la curiosidad de saber el destino. Una vez llegado al punto y sin poder ver aún, fue necesario recorrer varios metros y subir escaleras para finalmente llegar. Solo así pudimos entrar al refugio para mujeres víctimas de la violencia, un lugar cuya ubicación exacta se mantiene en secreto hasta para sus mismas ocupantes.

Problema Cultural. El refugio para las víctimas de la violencia intrafamiliar ofrece no sólo un espacio de tranquilidad para quienes solicitan apoyo tras recibir maltrato físico o sicológico.

Las mujeres y sus hijos reciben terapia sicológica individual y de grupo, asesoría legal, alojamiento y actividades recreativas. La directora del Centro de Atención a la Violencia Intrafamiliar, Margarita Perales Medina comentó que mientras haya resistencia a los cambios socioculturales, la violencia intrafamiliar es un fenómeno que va a continuar.

Primero fueron golpes. Ahí conocimos a Patricia; tiene 32 años. Es ama de casa y tiene 5 hijos. Desde hace 4 años es violentada por su esposo luego de descubrir la infidelidad de él.

Con voz que refleja tranquilidad, contó que primero fueron golpes, pero le siguió una constante amenaza sicológica. "Me dijo que me iba a hacer sufrir con lo que más me duele, que son mis hijos y que me iba a dejar muerta".

Reconoce que tuvo mucho miedo y que el amor que aún siente por su esposo la orilló a darle una segunda y tercera oportunidad. "Llegó el momento que me sentí cansada y dije basta!. Mis hijos se dieron cuenta de los problemas y por ellos busqué ayuda".

Atención integral. Perales Medina explicó que cuando una mujer maltratada busca apoyo, la primera atención son pláticas y terapias. Cuando el caso es extremo y está en riesgo la vida de la víctima y sus hijos entonces se les lleva a un refugio CAVI. En el país son 74, lo que permite que algunas mujeres sean llevadas a otro estado para asegurar que no serán ubicadas por su agresor.

"El tratamiento es por tres meses aunque las mujeres pueden salir antes si así lo desean. Es por voluntad propia que piden apoyo y aquí se les da de manera integral, para que tomen conciencia del riesgo de permitir ser violentadas, y adopten un nuevo plan de vida donde ellas sean lo más importante en su vida".

No más maltrato. Patricia ya no quiere vivir maltratos. Ahora se capacita en corte de cabello para trabajar y obtener ingresos. Está consiente que pese al paso que dio, su aún esposo puede seguir con la misma agresividad hacia ella y por eso no duda en señalar que a la primer amenaza va a proceder legalmente contra él.

"No me voy a salir de mi casa porque es el patrimonio de mis hijos".

La directora del CAVIagregó que este organismo promueve el cambio de identidad para quienes han sido víctimas de violencia intrafamiliar.

<iframe src="//www.facebook.com/plugins/likebox.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Fdebate.de.mazatlan%3Ffref%3Dts&amp;width&amp;height=258&amp;colorscheme=light&amp;show_faces=true&amp;header=false&amp;stream=false&amp;show_border=false" scrolling="no" frameborder="0" style="border:none; overflow:hidden; height:258px;" allowTransparency="true"></iframe>

<iframe allowtransparency="true" frameborder="0" scrolling="no" src="//platform.twitter.com/widgets/follow_button.html?screen_name=DBT_Mazatlan"

style="width:300px; height:20px;"></iframe>