Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Rigoberto Lewis amaba el Carnaval

MAZATLÁN

Rigoberto Lewis amaba el Carnaval

Rigoberto Lewis amaba el Carnaval

Rigoberto Lewis amaba el Carnaval

Rigoberto Lewis amaba el Carnaval

Rigoberto Lewis amaba el Carnaval

Mazatlán, Sinaloa.- "El Carnaval ha sido mi vida y será mi muerte", repitió en muchas ocasiones Rigoberto Lewis, y se fue de este mundo justo cuando trabajaba en lo que más quería en la vida: su amado carnaval.

Tras haber sido hospitalizado el pasado 31 de diciembre por sufrir un derrame cerebral, el artista fue intervenido quirúrgicamente el 6 de enero en la clínica del Issste para extraerle un coágulo de sangre que permanecía en su cabeza.

Durante varios días el pronóstico fue reservado y sus familiares pidieron durante toda la semana a través de las redes sociales que se unieran en oración para pedir por su mejoría.

Sin embargo, ayer, finalmente perdió la batalla y falleció poco después de las 18:00 horas, rodeado de sus más allegados.

Los restos de "Rigo", como le llamaban cariñosamente, serán velados en una funeraria del centro de la ciudad.

Además, hoy se le rendirá un homenaje de cuerpo presente en el teatro Ángela Peralta, donde se honrará la vida y obra de quien durante más de 50 años materializó grandes diseños que le dieron la vuelta al mundo.

Consternación. Tras conocerse la noticia de su muerte, diversas personalidades porteñas han manifestado su pesar por la partida del más grande icono en la historia del carnaval.

Raúl Rico González, titular del Instituto de Cultura, expresó que Mazatlán pierde a un gran artista, por lo que se  hará un homenaje a la memoria de un gran creador, cuya imaginación  moldeó los sueños de toda una ciudad  que le reconoció siempre  su cariño y pasión hacia la fiesta.

"Perdimos el alma del Carnaval Mazatlán. Se nos fue un hombre que supo interpretar los sueños de una ciudad hasta moldearlos en algo tangible. Este Carnaval lo dedicaremos a Rigoberto Lewis, especialmente el desfile donde las carrozas de la Reina Infantil y de la Reina del Carnaval serán hechas por su familia (hermanas y sobrino) ya que nos dejó diseños de cómo quería que fueran. Trataremos de no traicionar lo que él imaginó para este Carnaval".

A través de su cuenta de Facebook, el alcalde Carlos Eduardo Felton González, también compartió su sentir tras la partida del creador de las alegorías carnestolendas.

"Lamento mucho el fallecimiento del Sr. Rigoberto Lewis, un gran artista creador de decenas de carros alegóricos del Carnaval de Mazatlán. DEP", reza su comentario.

La reina del carnaval de 1990, Libia Zulema Farriols, lamentó el deceso de Rigoberto Lewis.

"Este carnaval será muy triste, me pesa mucho su muerte, siempre recibimos mucho cariño, mucha atención de su parte".

Recordó que tuvo un trato más constante cuando trabajó en el Instituto de Cultura, donde platicaba con él y compartían anécdotas mientras supervisaban el avance de la construcción de los carros alegóricos o le llevaban su pastel en su cumpleaños.

A su vez, la reina del Carnaval de 1999, Lai Hing Audelo Chío, se dijo consternada por la muerte del constructor de las carrozas reales del carnaval.

Dijo que con el deceso de Lewis, se cierra toda una época de la fiesta porteña.

"Rigo es parte de la historia del carnaval y el lugar que deja no será fácil de cubrir".

Trabajo. Antes de ser ingresado al hospital, "Rigo" Lewis se encontraba trabajando en la elaboración de las cuatro principales carrozas del carnaval de este año, cuyo nombre es "Litoralia: La piel del mar";

la del Rey de la Alegría, con la con la temática de Cuba; para la Reina Infantil, que evocaría los carnavales de Nueva Orleáns; la Reina de los Juegos Florales, con un homenaje al Carnaval de Venecia; y la alegoría de la Reina del Carnaval, que hará alusión al famoso Carnaval de Brasil.

<iframe width="560" height="315" src="//www.youtube.com/embed/Tpf6yVEVbB8" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

"Mazatlán me ha dado mucho, todo, y yo le debo la vida"

El pasado 28 de diciembre de 2013, Rigoberto Lewis ofreció a ELDEBATE su última entrevista. Aquí la segunda de dos partes.

Su inspiración era su Mazatlán pródigo de bellezas, al que le pidió que lo recordará como el gran enamorado del carnaval.

Tres días antes de concluir el año, en entrevista para EL DEBATE de Mazatlán, Rigoberto Lewis Rodríguez ya tenía sus primeros diseños de cartón entre sus manos, celoso de que nadie se los copiara, porque eran sus tesoros, sus niños, su vida, repetía una y otra vez, y su pasaporte para permanecer en su glorioso carnaval.

Sin embargo, adelantó que ya en su cabeza revoloteaban todo tipo de recuerdos, de desfiles gloriosos, repletos de mares de gentes por el malecón, donde él encabezaría uno más de sus recorridos.

Aclaró entonces, "De ahí salen mis diseños, mis creaciones, de toda la vida, de mi Mazatlán, pródigo de riquezas, de las revistas de los mejores años, del glamour de México y de las influencias de los carnavales como el de Brasil, el de Viena o el de Veracruz".

"Mi vida aquí está", dijo mostrando sus manos llenas de cicatrices, repletas de historias y leyendas que acumuló, desde que fue descubierta su creatividad por moldear el papel maché, el cascarón y las grandes alegorías carnavaleras.

Desesperado, mencionó entre sus anhelos: "Quiero mostrar al mundo mi vida, mi historia y todo lo que soy cuando no estoy haciendo un carro, por eso quiero que Mazatlán tenga su museo, para tenerlo ahí y presumir todo lo que tengo al mundo".

"En la casa de mi madre tengo tres grandes pianos del año de 1830, uno construido en Londres, el otro en Nueva York en 1820, otro más de cuatro colas de 1840, así como pinturas, muebles, artículos que formaron parte de los carnavales de hace 54 años, desde que fue envuelto en esa magia de hacer los grandes carruajes. Un ropero antiguo donde guardo mi vida".

A Lewis se le quebraba la voz y los ojos se le llenaban de lágrimas cuando recordaba a su madre, que siempre estuvo apoyándole en sus locuras y quien era su mayor fan, siempre guerrera y siempre entregada, dijo añorándola.

¿Cómo le gustaría ser recordado?

Mazatlán me ha dado mucho, todo, y yo le debo mi vida, pero creo que no me voy a ir nunca, siempre estaré en cada carro, en cada carnaval, en cada reina, siempre estaré aquí mientras exista el carnaval... creo que yo soy eso: el carnaval. Yo extraño terriblemente a mi madre, a mi papá y a mis hermanas Julieta y Cuca, que ya se me adelantaron. Cuca se murió un año atrás y Julieta hace siete.

¿Qué le ha faltado por diseñar?

Creo que me falta darle ese gran museo del Carnaval a Mazatlán, porque un lugar donde se realiza una gran fiesta como la nuestra debe tener uno. No el que pensaban hacer en la casa de Antonio Haas, él es mi amigo pero ahí no puede estar el museo. Yo tengo una casa estratégica e histórica y muchas cosas que puedo aportar, pero el exsecretario de Turismo, Antonio Ibarra, se me murió y él me había pedido que adecuara ese museo con réplicas de carrozas, vestidos y alegorías hechas con mis manos... Aquí tengo muchas cosas por seguir creando.

¿De qué se arrepiente?

Quiero hacer unas jornadas por la paz, como un mensaje de paz dentro del carnaval. Yo hice en Culiacán unos desfiles maravillosos y en Los Ángeles, con José Ángel Pescador, y ahora en estos tiempos difíciles, ese sueño quiero cristalizarlo. Fui dos años y fue una experiencia maravi-llosa, yo ansío una sola cosa, quería regresar... Pero Rigo es muy pen... porque una vez vinieron unas personas para llevarme a hacer un desfile en Puerto Rico, Nueva York o Miami, pagándome millones de pesos, eran los representantes y me preguntaron cuanto cobraría por metro cuadrado para vender los desfiles y me levanté y les dije: creo que no me entendieron que yo no soy albañil y me fui... Nunca me interesó el dinero y ahora veme, dejé pasar muchas oportunidades en mi carrera...

¿Ya está cansado?

Ya quisiera que todos aguantaran las jornadas de 24 horas como yo, sé que han dicho que estoy cansado... jamás, jamás estuve por dinero, siempre fue entrega y amor a Mazatlán; así como amo a este Mazatlán y su gente, así también a su infinito amor a Jesús y María, que son quienes me sostienen".

(Por: Leticia López)

Twitter: @DBT_Mazatlan

Facebook: El Debate Mazatlán