Mazatlán

Rosarenses apoyaron la lucha por la Revolución

Los ciudadanos también padecieron durante los años de la lucha armada; la mina de El Tajo fue saqueada por los grupos armados para financiar, en parte, la lucha

Por  Pedro Quintero

Grupo de revolucionarios durante un enfrentamiento.(EL DEBATE)

Grupo de revolucionarios durante un enfrentamiento. | EL DEBATE

Rosario.- Aunque en El Rosario en la época en que se desarrollaba la Revolución Mexicana, mucha de la población que era de un nivel económico alto apoyaba el Porfiriato, hubo algunos que promovieron la figura de Francisco I. Madero con el ideario de Tierra Fértil y Justicia Social.

Los revolucionarios

El cronista de El Rosario, Leopoldo H. Bouttier, mencionó que el movimiento revolucionario trajo consigo muchos beneficios, sobre todo para la clase obrera o personas de condición económica media o baja, pero afectó también el desarrollo que en esos momentos estaba en su auge y se dieron muchos atropellos de parte de los que conformaban el grupo de revolucionarios.

Relata que entre los más reconocidos que apoyaban el movimiento revolucionario estuvieron los hermanos Genaro y Joaquín Noris, fieles seguidores de Madero, aun cuando eran de las familias preponderantes de aquella época. 

Pero estuvo también Casimiro Rendón, personaje de la región de la sierra, originario de la Hacienda del Tamarindo, que lideró el brazo armado revolucionario con un grupo que rondaba desde los 500 hasta llegar en ocasiones a mil hombres, y fue este el que mantuvo a raya al ejército federal en la región.

Aunque los tres fueron figuras clave en el movimiento en la región, constantemente chocaban por su forma de actuar, pues Casimiro Rendón tenía un carácter fuerte e impulsivo, mientras que los Noris se caracterizaban por ser más conciliatorios.

Bouttier dice que en 1911, El Rosario recibe los embates más fuertes de la revolución, siendo prefecto político Enrique Castañeda, quien tuvo que huir del Ayuntamiento. Pero algunos funcionarios como Genaro Noris, que era tesorero y apoyaba la revolución, se quedaron en su cargo. Don Casimiro Rendón tomó El Rosario y saqueó las arcas municipales.

Afecta el desarrollo

En esa época había grandes comercios de origen extranjero, como la tienda La Voz del Pueblo, Hotel Central, la fábrica de puros y cigarrillos, entre otras,  algunas de las cuales alcanzaron a sacar su mercancía pero otras fueron robadas pues resultaron ser las primeras afectadas, y muchas ya no volvieron abrir.

También la minería se paralizó durante casi un mes, por una parte, porque fueron saqueadas para mantener el movimiento de la revolución  y también porque muchos mineros dejaron el pico y la pala y tomaron las armas, dejando sin obreros a las empresas mineras.

“Los trabajos subterráneos fueron interrumpidos del 5 de mayo de 1911, cuando la revolución de Madero arrasó el municipio de Rosario… La ciudad fue atacada en distintas ocasiones...

Por tal razón, los suministros, fondos y lingotes, no podían ser entregados”, comentó el cronista de la ciudad. Explicó que fueron las palabras que escribió el administrador de las Minas del Tajo.

El cronista comentó que aunque el movimiento revolucionario iba dirigido a hacer justicia social, a los líderes se les complicaba contener a tanta gente que por años había sufrido atropellos y se tomaba la justicia por su propia mano, e incluso en ocasiones se cometieron injusticias, como robo de ganado para darle de comer a la tropa.

Señaló que mediante el comité de reparación de daños se les prometió que se les pagaría todo, algo que nunca pasó. 

Para 1912 y 1913 seguía la revolución pero en el municipio no se sentía con tanta intensidad como en 1911, pues cada vez era más gente que se identificaba con este movimiento y era menor la resistencia.