Mazatlán

Rosarenses hicieron frente a la temida peste negra

 La epidemia llegó a Mazatlán con un pasajero de origen extranjero en 1902, pero fue contenida en El Rosario gracias a las medidas preventivas y de higiene

Por  Pedro Quintero

Rosarenses hicieron frente a la temida peste negra(Foto: EL ROSARIO)

Rosarenses hicieron frente a la temida peste negra | Foto: EL ROSARIO

El Rosario.- A lo largo de su historia, el municipio de Rosario se ha visto afectado por varias epidemias, aunque muchas causaron muertes. Hubo una que se pudo combatir con éxito gracias a la pronta intervención de las autoridades, médicos y población en general.

El cronista de la ciudad, Leopoldo H. Bouttier, comentó que la peste negra, que llegó a Mazatlán en octubre de 1902 al estar infectado un pasajero de origen extranjero, se extendió hasta el año de 1903.

Medidas preventivas

El historiador comentó que esta enfermedad trajo miedo y muerte en la ciudad de Mazatlán principalmente, pero la pronta actuación de autoridades y médicos, así como que la población de tomar muy en serio las medidas de prevención, evitaron que la enfermedad entrara a este pueblo minero.

El cronista narra que en aquel entonces se crearon lazaretos, que eran como hospitales provisionales para atender a los enfermos, aislarlos y que no se propagara a la demás población.

Además, dijo, se crearon cercos sanitarios a la salida norte y sur de Mazatlán. Aun así, se registraron varios casos en Villa Unión y Concordia. 

Aunque en aquella época no había medicina moderna, sí se revisaba a las personas para ver si no presentaba síntomas. Una de las partes que observan eran las axilas.

En cuarentena

Bouttier platica que se aplicó también una cuarentena. No se podía salir ni entrar del municipio, y se paró el servicio de diligencias de don Antonio de la Peña, sin que hubiera corridas a Mazatlán o Tepic.

Añade que todo apunta a que a El Rosario no entró la temida peste negra. Señaló que se tiene el registro de una rosarense que contrajo esta enfermedad en Villa Unión, pero le impidieron salir del lugar, la dejaron en el lazareto y le aplicaron medicamento, el cual hizo  buen efecto y logró sanar.

Otras medidas que se aplicaron fue que en el lugar  donde había enfermos o fallecidos, los sacaban de la casa y esta se incendiaba.

Además, se empezó a ver la forma que las aguas negras no corrieran al aire libre como anteriormente de hacía. 

En ese tiempo, todo mundo fue realista, se tomó muy en serio eso porque era una mortandad terrible, además de que las manifestaciones físicas de esta enfermedad eran muy dolorosas

Participación ciudadana

Para apoyar el combate a este afección, se formó un grupo de médicos, entre los que figuró el rosarense Genaro Noris, y también se hizo una lista de donadores para ayudar monetariamente. Entre ellos, Antonio Espinoza, la familia Bradbury, los dueños de las minas, funcionarios y otros empresarios aportaron dinero.

La gente de Rosario hizo eventos religiosos para pedir la ayuda de la Virgen y que se acabara esta epidemia, comentó Bouttier.

El cronista hizo un llamado a la población para que igual que en el pasado, el municipio salga bien de esta pandemia que está extendida por todas partes.

El acatar las medidas preventivas que hacen las autoridades servirá para que el coronavirus se mantenga alejado de la ciudad.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo