Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Se bañan en el río Presidio para festejar a San Juan Bautista

MAZATLÁN

Mazatlán.- La fe y devoción a Juan Bautista se mantiene viva, aseguró Margarita Hernández. Tiene 70 años de vida y nunca ha faltado al tradicional baño del santo patrono en el Río Presidio.

Aún estaba oscuro cuando llegó a la parroquia de San Juan Bautista en la sindicatura de Villa Unión, en cuestión de minutos arribaron decenas de niños, jóvenes, adultos y ancianos para cantarle Las mañanitas a San Juan Bautista.

Acompañados por la banda "La Poderosa", el templo retumbó con el canto, seguido de una oración dirigida por el sacerdote José Heladio Ramírez Manzanares, quien pidió por un buen temporal y cosecha para este año.

La lluvia siempre es buena para la agricultura, ganadería, pesca y para el bienestar de todos.

Los cohetes. En punto de las 05:30 horas, la luz y el sonido de los cohetes marcó el inicio de la procesión que partió del atrio de la iglesia. Al frente iban dos imágenes de Juan Batista, una llevada por niños y otra por adultos; varios se turnaron para llevarlas, ya que el recorrido duró una hora con 40 minutos.

A la mitad de la peregrinación se integró doña Adela, quien de inmediato sacó de la bolsa de su falda un rosario y empezó la oración, dando gracias a San Juan Bautista por permitirle ser parte de esta fiesta religiosa.

Los cantos y rezos la emocionaron hasta las lagrimas, que corrían por su rostro y se confundían con el sudor, ya que el clima agradable que se sentía al principio se empezó a sofocar conforme salía el sol.

Al llegar al río se persignó, tomó unas gotas de agua con su mano, se mojó las orejas y la nuca, para no resfriarse, pues el baño no falta en esta fiesta.

El ritual. Ante cientos de asistentes, el presbítero Heladio Ramírez Manzanares hizo oración, pidió para que haya lluvias, buena siembra y cosecha.

Luego conminó a los pobladores y visitantes a que hicieran sus propias peticiones e inicio el baño a San Juan Batista.

Con este ritual se hace remembranza cuando Juan Bautista, en el Río Jordán, bautizó a Jesucristo.

La fiesta. Tras la ceremonia religiosa siguió el festejo esperado de chicos y grandes, que se lanzan al río y al que no se animó, le aventaron cubetazos de agua.

Mientras todos se integraron al baño, la música no dejaba de tocar y los cohetes retumbaban en gran parte de la sindicatura.

El presbíteros y algunos de los invitados observaron esta sana diversión que dura por lo menos media hora.

Ya empapados, se vuelve a formar el contingente de niños, jóvenes, adultos y ancianos que regresan al punto de partida.

A la entrada al templo depositan a San Juan Bautista.

Ahí acudieron personas de todas las edades a besar a su santo patrono y agradecer por los favores recibidos durante el año.

Sacramentos. El obispo de Mazatlán, Mario Espinosa Contreras, a las 11:00 horas llegó a la iglesia donde oficio la eucaristía, en este marco, decenas de niños hicieron su primera comunión.

Al culminar la misa, se efectuó la ceremonia de confirmación para jóvenes y adultos. La fiesta culminó con el Santo Rosario, la quema del castillo y el baile.

<iframe src="//www.facebook.com/plugins/likebox.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Fdebate.de.mazatlan%3Ffref%3Dts&amp;width&amp;height=258&amp;colorscheme=light&amp;show_faces=true&amp;header=false&amp;stream=false&amp;show_border=false" scrolling="no" frameborder="0" style="border:none; overflow:hidden; height:258px;" allowTransparency="true"></iframe>

<iframe allowtransparency="true" frameborder="0" scrolling="no" src="//platform.twitter.com/widgets/follow_button.html?screen_name=DBT_Mazatlan"

style="width:300px; height:20px;"></iframe>