Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Sepyc intensifica el combate al sobrepeso y la obesidad

MAZATLÁN

Mazatlán, Sinaloa.- La medición de las condiciones nutricionales de los estudiantes del nivel básico realizado a través de Registro de Salud Escolar (RESE) reporta una reducción mínima de los índices de sobrepeso y obesidad.

Con base en las cifras, la Secretaría de Educación Pública y Cultura (Sepyc) se dispone a intensificar las labores preventivas para mejorar la salud alimentaria de los jóvenes sinaloenses.

Uno de los blancos son las llamadas "tienditas" dentro y cerca de los planteles.

De acuerdo con la última medición, realizada en el ciclo escolar 2012-2013, 16 de cada 100 alumnos sinaloenses de educación básica son obesos y un 19.67 por ciento tiene sobrepeso.

El secretario de Educación Pública y Cultura, Francisco Frías Castro, aseguró que ya están trabajando en la tercera medición de peso, estatura y talla de los niños, que realiza el Registro de Salud Escolar (RESE).

El estudio concluirá en abril.

Con estos datos actualizados, la Sepyc podrá decidir sobre las estrategias y programas para mejorar la salud de los menores.

Las cifras. La subsecretaria de Vinculación Social del Programa Escuela y Salud, Olga Ritz Sánchez, recordó que el RESE surgió al inicio del ciclo escolar 2011-2012.

Nació como respuesta a las cifras alarmantes que manejaban respecto a que Sinaloa ocupaba el primer lugar nacional con los niños más obesos.

Al realizar la medición, se detectó que el 17.19 por ciento de los alumnos de educación básica eran obesos, 19.49 por ciento tenía sobrepeso, el 49.83 tenía un peso normal y 13.49 presentó bajo peso y desnutrición.

En el ciclo escolar 2012-2013, el porcentaje de niños obesos en la entidad era de 16.39 por ciento, lo que significó una reducción de 0.80 por ciento.

En cuanto al sobrepeso, este fue de 19.67 por ciento y el peso normal de 49.28; en tanto que el número de alumnos con bajo peso creció de 13.49 a 14.66 por ciento.

En el ejercicio del 2012-2013, la población que se evaluó fue de 570 mil 216 alumnos de un total de 528 mil 185 mil inscritos.

Esto significó un 92.63 por ciento de los inscritos, sin embargo, faltaron los niños de zonas de difícil acceso.

En el comparativo de los resultados de sobrepeso más obesidad en la población de 5 a 11 años del RESE en 2012, hubo resultados por debajo de la media nacional luego de comparar los datos de la Encuesta Nacional en Salud y Nutrición (Ensanut) de ese año.

Mientras que en la nacional había índices de obesidad y sobrepeso en un promedio de 34.40 por ciento, en Sinaloa la cifra fue de 34.20 por ciento.

En lo que va de este ciclo 2013-2014 se ha medido a 143 mil niños de nivel básico.

Las acciones. Frías Castro advirtió que ahora irán contra las tienditas.

Añadió que hay que regularlas en relación con los alimentos que expenden.

Indicó que hay avances pero todavía predominan los alimentos "chatarra" y no es fácil acabar con costumbres de años.

Señaló que sin el apoyo de los padres de familia, es todavía más difícil.

Hay niños a los que en casa todavía les ponen en sus loncheras frituras y bebidas gaseosas y azucaradas como desayuno, las cuales no tienen valor nutricional pero que sí dañan la salud.

Frías Castro indicó que es necesaria la cooperación de los Ayuntamientos, pues afuera de las escuelas se instala el comercio ambulante con comida cuyo consumo aumenta la masa corporal y deteriora la salud.

La petición del sector educativo a los ayuntamientos es que cuando den permisos a los ambulantes, limiten su cercanía a los planteles.

Otra de las acciones al interior de las escuelas que se irá intensificando es la activación física.

Esto se hace con el apoyo de los profesores de educación física.

No todos los niños lo hacen al mismo tiempo, pero van alternando los grupos durante el transcurso de la semana.

Aceptación. Para maestros, padres de familia, estudiantes que se preparan para ser docentes y alumnos de nivel básico, consideran que RESE, es un programa positivo y que dará resultados.

Luisa María López y Lorena Martínez, quienes cursan los últimos semestres de la carrera para ser maestras, aseguran que han participado en la medición de talla y peso de los niños.

Para ellas, el papel de los profesores es importante para contribuir a cambiar los hábitos alimenticios en los niños.

Los padres de familia aseguran que tras la carta que recibieron de la Sepyc sobre el estado nutricional de los estudiantes, han tomado medidas en casa.

Aceptan que es un proceso lento, pero los niños están en edad para que empiecen a comer sano.

Twitter: @DBT_Mazatlan

Facebook: El Debate Mazatlán