Mazatlán

Sinaloa cumple un año de pandemia, pero el miedo no disminuye

A un año de la pandemia de Covid-19 en Sinaloa, la ciudadanía aún siente temor y resiste los embates que ha provocado la contingencia sanitaria. 

Por  Carmen Paredes

La ciudadanía espera que la pandemia termine con la llegada de las vacunas crece la esperanza(Carmen Paredes / Debate)

La ciudadanía espera que la pandemia termine con la llegada de las vacunas crece la esperanza | Carmen Paredes / Debate

Sinaloa.- Ha pasado ya un año de la contingencia sanitaria ocasionada por el Covid-19, y la ciudadanía en Sinaloa aún reciente sus embates, sobre todo en el ámbito económico.

La ciudadanía lamenta que durante el confinamiento sanitario se hayan perdido miles de empleos en Mazatlán. Los servidores turísticos fueron los más afectados.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Nueva vida

La pandemia ha transformado la vida de todos, además se ha tenido que aprender a vivir con nuevas restricciones.

Leer más: Sinaloa continuará con clases a la distancia hasta nuevo aviso

Para los ciudadanos, uno de los principales retos es aprender a salir a la calle con cubrebocas, pues este artículo sanitario ya se volvió obligatorio. Otra de las molestias de las personas es tener que esperar hasta una hora para acceder a algún negocio.

Sin embargo, han tenido que adaptarse y acatar las recomendaciones emitidas por las autoridades y la Secretaría de Salud.

La ciudadanía tiene la esperanza de que la pandemia culmine pronto; la llegada de las vacunas es un buen comienzo. 

“Aprendimos a vivir con la pandemia” : Verónica Aileth, Ciudadana 

Ya pasamos un año desde que inició la pandemia, y no nos quedó de otra más que adaptarnos a esta nueva realidad. Yo trabajo en un spa, y voy a trabajar con miedo, claro, con todas las medidas sanitarias; el miedo es cuando uno viaja en camión, a veces hay personas que no usan cubrebocas.

Yo siempre cargo mi cubrebocas y mi gel antibacterial, no podemos saber si estamos en un lugar con personas infectadas. Yo me tengo que cuidar porque tengo una abuelita, y las personas de la tercera edad son la población más vulnerable.

Gracias a Dios no me he enfermado, mi familia tampoco se ha enfermado, mi abuela no sale de casa por prevención.

Todo se ha vuelto muy difícil, antes todo mundo iba a ponerse uñas, que pestañas, se hacían masajes, ahora el rendimiento ha bajado mucho. Las personas prefieren asegurar los gastos de la canasta básica.

Yo creo que la contingencia nos afectó a todos, sobre todo en la economía. Estoy agradecida porque aún conservo mi empleo. Esperemos que la situación mejore para todos y esta enfermedad se termine. 

“Nos ha ido de la patada con el covid-19”: Rafaela Mercado, Madre de familia 

Nos ha ido de la patada con esta pandemia. Se han perdido muchos trabajos; la cantidad de personas que se han muerto a causa de esta enfermedad. Yo creo que a todos nos ha afectado  en todos los aspectos.

Es muy agobiante tener que lidiar con el temor de salir a la calle y no sabemos si vamos a regresar sanos.

Dicen “quédate en casa”, pero obligatoriamente tenemos que salir a buscar oportunidades o a surtir la despensa. Salimos con miedo a la calle también, vemos a un montón de gente en las playas, en todo el malecón.

Sabemos que la vida tiene que seguir y que los trabajadores del turismo tienen que recuperarse, pero sí da temor ver al mundo de gente en la calle.

El Gobierno tiene que seguir dando indicaciones, y ser estrictos. Deben de vigilar que se use el cubrebocas en todos los lugares.

Mi familia y yo tratamos de cuidarnos mucho, no nos hemos enfermado  y tampoco queremos porque sabemos que se gasta mucho dinero en eso.

Confiamos en que todo va a mejorar, porque toda la gente quiere recuperarse de tanta crisis que ha dejado la pandemia. 

“Espero que este virus termine pronto” : Irma Tirado, ciudadana

Ya es mucho tiempo un año, y aún no sabemos para cuándo pueda terminarse.
Nos ha ido muy mal,  a todos yo creo, baja la economía, baja todo.

Vamos a la tienda y duramos más de una hora esperando turno, porque no podemos aglomerarnos. Eso de la sana distancia está bien, y tenemos que respetar las reglas, pero realmente es un fastidio.

Uno de los retos que tengo es usar el cubrebocas, siento que me ahogo con él, y más cuando camino trayectos largos. Por eso solo salgo cuando en verdad lo necesito. Es lamentable que se hayan perdido muchos trabajos a causa de este virus.

Leer más: "Estamos viejos pero no queremos morir", fue la expresión de mujer al recibir vacuna Covid-19

Yo pienso que a mí ya me dio Covid-19, pero no tan fuerte. Mi esposo salió positivo, gracias a Dios tampoco fue grave, lo pudimos controlar con medicamento, pero dejó de trabajar por más de 2 semanas.

Por eso no podemos acercarnos a la gente porque no podemos saber si están infectados, hay gente que tiene temor de acercarse. Pues no nos queda de otra más que seguir cuidándonos.
Esperemos que termine pronto esta pesadilla y este virus se aleje. 

 
Animales de compañía no son fuente de contagio de Covid-19: SSC

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo