Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

7 de cada 10 mexicanos se sienten inseguros

VIOLENCIA

MÉXICO, D.F., julio 8 (EL UNIVERSAL).- En México siete de cada 10 personas que viven en una ciudad tienen la sensación de que el lugar en el que residen es inseguro, según revela la última encuesta que realizó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), que entre otros indicadores, mide la percepción de los ciudadanos en materia de seguridad.

Se trata de la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU), que se realiza en los primeros 20 días del último mes de cada trimestre y que se efectuó por cuarta ocasión para conocer la opinión de los ciudadanos de 32 ciudades del país, entre las que están las capitales de 25 estados, así como Tijuana, Baja California; León,

Guanajuato; Acapulco, Guerrero; Cancún, Quintana Roo; Tampico, Tamaulipas; el puerto de Veracruz y el Distrito Federal.

En el ejercicio que se realizó para el mes de junio de este año, destaca que 70.2% de la población de 18 años y más que reside en las capitales de los estados o ciudades seleccionadas de 100 mil habitantes y más, "consideró que, en términos de delincuencia, vivir en su ciudad es inseguro".

La cifra, en comparación con el resultado de marzo pasado, representa una disminución de 2.2 puntos porcentuales, ya que en ese momento la percepción de inseguridad era de 72.4%.

No obstante, de acuerdo con el reporte de resultados de la ENSU, a pesar de que existe una tendencia a la baja, "entre la población objeto de estudio sigue manteniéndose una relación de siete personas con sensación de inseguridad por cada 10".

De hecho, durante la primera encuesta, en septiembre de 2013, y al aplicarse la segunda, en diciembre de ese año, la percepción de inseguridad era menor, y se cifró en 68%, por lo que registró un aumento para este año.

Entre los componentes que inciden en la sensación de mayor o menor inseguridad entre las personas que residen en medios urbanos, está la frecuencia con la que son testigos de conductas delictivas o antisociales.

El documento indica que "la sensación de inseguridad por temor al delito y las expectativas que tiene la población respecto a la seguridad pública se generan por diversos elementos, como la atestiguación de conductas delictivas y antisociales que ocurren en el entorno de la población. Asimismo, el temor al delito puede afectar las rutinas de la población y la percepción que se tiene sobre el desempeño de la policía".

La encuesta revela al respecto que la población de 18 años y más que reside en las ciudades objeto de estudio, ha escuchado o ha visto en los alrededores de su vivienda en los últimos tres meses con mayor incidencia las siguientes conductas: consumo de alcohol en las calles (72.5%), robos o asaltos (67%) y vandalismo (59%).

Asimismo, detalla que las de menor frecuencia fueron: venta o consumo de drogas (42%), bandas violentas o pandillerismo (38.3%) y disparos con armas de fuego(26%).

El temor a un delito también puede impactar en el cambio de hábitos de la población. Al respecto, la ENSU revela que en junio pasado, 65.4% de la población consultada manifestó que en los últimos tres meses, por miedo a ser víctima modificó su conducta respecto a "llevar cosas de valor como joyas, dinero o tarjetas de crédito"; mientras que 51.2% señaló que modificó incluso decisiones como "permitir que salgan de su vivienda sus hijos menores"; 47.8% cambió rutinas de "caminar por los alrededores de su vivienda después de las ocho de la noche"; y 29.5% cambió rutinas relativas a "visitar parientes o amigos".

Respecto a las cifras de meses anteriores, "en junio de 2014 el principal incremento se observa en el caso de la población que por la inseguridad cambió sus hábitos para "no permitir que salgan de su vivienda sus hijos menores",

con 3.6 puntos porcentuales respecto a marzo, con lo cual se ubica ya como el segundo de mayor frecuencia".

Por otra parte, respecto al desempeño de las policías estatales y municipales en sus ciudades, 70.4% lo consideró como "poco o nada efectivo" en sus labores relativas a la prevención y combate a la delincuencia.

La estadística implica que la percepción de la ciudadanía cada vez es peor, ya que en septiembre del año anterior 66.7% veían mal el trabajo de las corporaciones locales.

INEGI mencionó que el nivel de confianza en los resultados es de 95%, con errores relativos acotados al 15%.