Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Arquidiócesis arremete contra Morelos y Guerrero por aborto

ESTADOS-ABORTO

MÉXICO, D.F. (El Universal).- La Arquidiócesis de México calificó como "estados asesinos" la propuesta presentada en Morelos y Guerrero para que se apruebe, como en el Distrito Federal, el derecho de las mujeres al aborto.

La jerarquía de la iglesia católica acusó a los gobernadores de Morelos y Guerrero, Graco Ramírez y Ángel Aguirre Rivero de crear una cortina de humo en sus entidades ante la corrupción y violencia que se vive en esas entidades; incluso al considerar que Guerrero está convertido en "un polvorín inestable por los rezagos sociales y la ausencia de oficio político".

"¿Qué se puede esperar de entidades donde las cifras de crímenes, extorsiones, robos, secuestros, levantones, violencia y corrupción van irremediablemente a la alza?", cuestionó en la editorial del semanario "Desde la Fe".

Dijo que los gobiernos de Morelos y Guerrero no han logrado comprender que, al igual que en la ciudad de México, el aborto sólo generará más violencia al asesinar a niños inocentes, ya que son estados regidos por autoridades sordas y huecas de racionalidad, dogmáticas y empeñadas en robar la esperanza cuando se mata a los seres humanos por el aborto".

A ello se suma "la absurda pretensión de legalizar el aborto en una desbocada y demencial carrera por convertirse en los primeros estados asesinos del país".

Recordó que la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, con la sanción y promulgación del entonces Jefe de Gobierno, Marcelo Ebrard aceptó en el 2007 el aborto, "convirtiéndose en la entidad hacedora de la violencia legal, aniquilando la existencia de más de 120 mil niños y niñas, lo que supera, lamentablemente, la de todas las vidas perdidas en la guerra contra el narcotráfico", cuantificó.

El documento repartido por la iglesia católica, durante la misa dominical encabezada por el cardenal Norberto Rivera Carrera, en la Catedral Metropolitana, señala que el estado de Morelos, gobernado por el perredista Graco Ramírez, entró al debate abonando a la desesperación de sus habitantes.

Indicó que mientras la población "sufren el flagelo del secuestro, el miedo de la violencia y la zozobra de un estado extraviado e incapaz de garantizar las condiciones indispensables para la vida, seguridad, justicia y bienestar", se busca la aprobación de una ley que atenta contra la vida.

Mientras que en Guerrero, por iniciativa del gobernador Ángel Aguirre Rivero, se presentó una "legislación inaudita" siguiendo los pasos de aquellas donde el Partido de la Revolución Democrática "sacraliza la dictadura relativista y de la cultura de la muerte".